Según la página web de la Dirección General de Energía y Geología (DGEG), el contrato se firmó el 28 de octubre entre el Estado portugués, representado por el director general de este organismo, y EVX Portugal, con sede en Oporto.

Según el documento, esta empresa posee los derechos de prospección e investigación de oro, cobre, zinc, plomo, plata, estaño, wolframio y metales asociados, durante tres años, en un área de unos 328 kilómetros cuadrados, que abarca los municipios de Estremoz, Borba, Vila Viçosa y Alandroal, en el distrito de Évora.

La empresa EVX Portugal, según el documento, debía prestar una garantía financiera por un importe de 45.000 euros.

El contrato tiene una validez de tres años, y puede ser prorrogado por dos años, por orden de la DGEG, siempre que la empresa haya cumplido con las obligaciones legales y contractuales y haya entregado la solicitud de prórroga debidamente justificada hasta 45 días antes de la finalización del contrato.

Durante los tres años del contrato, EVX Portugal está obligada a invertir una cantidad mínima de 450.000 euros en la ejecución de los programas de trabajo de prospección e investigación y, en caso de prórroga, se mencionan otros 250.000 euros en el documento.

"Una vez verificado el descubrimiento de cualquier ocurrencia mineral, con posible valor comercial, incluida o no en el objeto del contrato, la empresa se compromete a comunicarlo a la DGEG", señala el documento.

La empresa pagará a la DGEG un canon fijo anual de 16.500 euros y, por cada concesión de exploración que se le otorgue, a raíz de este contrato, se obliga además a pagar una prima de 1.000 euros por hectárea, que no podrá ser inferior a 200.000 euros por concesión, sobre la superficie otorgada en cada contrato de exploración.

Según información del Gobierno, el 28 de octubre se firmaron nueve contratos mineros, cinco de exploración y cuatro de prospección e investigación, en distintos puntos del país.