La CE ha advertido de que existen "indicios de una potencial sobrevaloración de los precios de la vivienda en los distintos Estados miembros, combinada con un elevado endeudamiento de las familias".

El análisis de Bruselas sobre los precios de la vivienda en la UE "muestra evidencias generalizadas de sobrevaloración", siendo uno de los casos más preocupantes el de Portugal, junto a Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Francia y Alemania. En la actualidad, en Portugal, el estudio de la CE constata que una familia necesita más de 10 años de renta media disponible para pagar una casa de 100 metros cuadrados. Lo mismo ocurre en otros 10 países de la UE, como España, Austria, Francia y Grecia.

Mientras que la pandemia provocó el estancamiento de muchas economías importantes, el mercado inmobiliario de Portugal y de otros 10 Estados miembros siguió subiendo durante este tiempo, con incrementos superiores al 6%. A pesar de que el primer trimestre de 2021 registró un crecimiento del precio de la vivienda del 5,2% en Portugal, los precios de los inmuebles volvieron a subir en el segundo trimestre hasta el 6,6%.

Tensiones hipotecarias

Los precios de la vivienda crecen al ritmo más rápido de la última década y representan un "riesgo", sobre todo si se combinan con el "elevado endeudamiento de las familias", afirma la CE.

Con el aumento de la inflación en Europa, los "ajustes inciertos" en los mercados laborales y un posible aumento de los tipos de interés, la capacidad de los hogares para pagar sus obligaciones de préstamo hipotecario puede verse comprometida, ya que estos factores podrían ejercer "presiones adicionales" sobre el presupuesto familiar.

Pero a diferencia del aumento del endeudamiento, es poco probable que la recuperación económica provoque una corrección de los precios de la vivienda, afirma la Comisión Europea, aunque admite que la escasez de la oferta de casas podría contribuir a aliviar la situación a corto plazo.

Según el informe de la CE, los "riesgos de ajustes a la baja de los precios de la vivienda se ven mitigados por las limitaciones de la oferta". El "menor dinamismo" de la oferta de viviendas ha contribuido a la subida de los precios, mientras que los "menores" niveles de construcción también han ayudado a reducir el impacto económico directo de la corrección de los precios de la vivienda.

Según un informe de Idealista, el Banco de Portugal (BdP) hizo saber que el país está protegido frente a las alteraciones del precio de la vivienda porque una eventual reducción de los precios de la vivienda debida a un aumento de la oferta, por ejemplo, "tenderá a ser mitigada por la reducción en los últimos años de la ratio de endeudamiento de los hogares para todos los niveles de renta y por la mejora del perfil de riesgo de los prestatarios", dijo el BdP.