Las buenas noticias son grandes e innegables. El crecimiento de la energía eólica y solar ha dado un salto del 45% en todo el mundo en 2020, y a pesar de la pandemia la producción de este año será aún mayor. Y lo que es más importante, casi ninguna otra fuente de energía está creciendo.

La antigua pauta era que la economía mundial crecía en torno al 3% anual, y la demanda de electricidad crecía un poco más rápido. Las energías renovables (principalmente la hidroeléctrica, pero también la solar y la eólica) crecían más o menos al mismo ritmo, pero los combustibles fósiles y la nuclear cubrían el 85% restante. La cuota de las energías renovables no aumentó en absoluto.

Por eso las emisiones globales de dióxido de carbono no han disminuido. De hecho, han crecido cada año desde que se identificó el calentamiento global como un problema, y ahora son alrededor de un 40% más altas que en 1990. No había esperanza de reducir las emisiones hasta que las fuentes de energía no fósiles se produjeran en volumen para compensar la falta de energía.

No importan las campañas de negación y duda sobre el cambio climático financiadas por la industria de los combustibles fósiles. Hicieron algo de daño, sin duda, pero el carbón, el gas y el petróleo seguían dominando principalmente porque las alternativas no fósiles que existían no podían expandirse más (como la hidroeléctrica) o eran significativamente más caras (como la nuclear, la eólica y la solar).

Ahora todo ha cambiado. En la última década, el coste "nivelado" de la energía renovable ha bajado entre un 60% (eólica) y un 80% (solar), lo que hace que ambas sean más baratas que los combustibles fósiles en la mayoría de los lugares. La tendencia ha sido visible durante años, pero ahora se refleja en el hardware real.

La cuota de producción eléctrica no fósil, estancada en el 15% durante tanto tiempo, era del 27% en 2020, del 29% en 2021, y será del 31% este año. La energía solar representa más de la mitad de esa cantidad, y la eólica la mayor parte del resto. Y la AIE estima que las energías renovables representarán el 95% de la nueva capacidad energética mundial de aquí a 2026.

Por tanto, si la cuota de las renovables en la generación total de energía crece ahora a un 2% anual, ¿cuál será en 2026? ¿El 41%? ¿Y cuál podría ser en 2030? Tal vez el 50%. Eso sería una auténtica revolución, con toda la agitación y los trastornos que implican las verdaderas revoluciones.

Por supuesto, muchas cosas podrían salir mal en esta predicción. El aumento de los precios de las materias primas y del transporte marítimo está provocando un fuerte incremento de los costes en la industria. Por ejemplo, el precio del polisilicio (utilizado para fabricar paneles solares) se ha cuadruplicado desde 2020. En el caso de algunos insumos, como el litio y las tierras raras, puede haber incluso una escasez mundial.

Pero los costes también están subiendo para las fuentes de energía rivales, y hasta ahora las renovables están manteniendo su ventaja de precio. Así que la pregunta sigue siendo válida: ¿qué pasaría realmente si los combustibles fósiles entran en un inesperado y rápido declive, con alrededor de un tercio de su mercado actual desapareciendo para 2030 y la mayor parte del resto en el transcurso de esa década?

Lo que sí ocurriría es un descenso igualmente rápido de las emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial, tal vez incluso lo suficientemente rápido como para permitirnos mantenernos por debajo del umbral de calentamiento de +1,5ºC hasta la década de 2030. Eso salvaría algunas decenas de millones de vidas y unos cuantos billones de dólares en daños evitados por incendios, inundaciones y tormentas.

El resultado menos atractivo sería el caos en las industrias del "ocaso" en las que el Sol se pone demasiado rápido: no hay tiempo para la reconversión y las transiciones suaves, sólo el colapso. Uno puede ver que las partes de la industria del automóvil que no se convirtieron en eléctricas lo suficientemente rápido van por ese camino, junto con toda la industria del carbón.

El pase libre de la industria del gas como combustible "de transición" menos contaminante se evaporaría, y la industria del petróleo se dividiría entre los pocos productores de muy bajo coste en el Golfo, que permanecerían en el negocio reduciendo sus precios radicalmente, y el resto, que se iría a la pared. Luego, hacia 2040, los restantes productores de petróleo también quebrarían.

Si no puedes sacar algunos choques geopolíticos de ese escenario, no lo estás intentando realmente, pero sigue siendo el escenario más prometedor que he visto desde hace mucho tiempo. Si realmente podemos reemplazar toda la infraestructura energética del mundo en una sola vida sin ni siquiera una guerra o una hambruna importantes, revisaría con gusto mis opiniones sobre la aptitud evolutiva de la raza humana.