Puede parecer una buena idea en un principio, pero una mirada realista a los hechos, los costes y el potencial de pasajeros sólo deja una conclusión. Es hora de hacer un análisis de la realidad.

La primera consideración tiene que ser: ¿hay una demanda suficientemente alta para este enlace? ¿Existe un potencial que justifique la inversión en la creación de este enlace? Ya tenemos una magnífica conexión por autopista, sin interrupciones, entre el Algarve y Sevilla. He viajado muchas veces por esa ruta, son dos horas hasta Sevilla y nunca he visto la carretera saturada. Si soy español y pienso tomarme unas vacaciones en el Algarve, querría llevar mi coche, ¿por qué debería alquilarlo al llegar? No es una gran distancia y todo el tramo español es gratuito.

Desde Albufeira hay al menos tres autocares exprés al día hasta Sevilla, los precios pueden ser desde 15 euros. Rara vez se llenan.

¿Hay demanda para esta ruta?

Para que sea vagamente viable, tendría que haber cientos de pasajeros por cada tren. No cabe duda de que hay una gran demanda de la posibilidad de viajar desde el norte de Europa a Portugal en tren de alta velocidad. La ruta pasará por Madrid y Lisboa. Esa ruta ya está en construcción o en pleno funcionamiento. Según la UE, todos los elementos necesarios para la puesta en marcha del tramo Plasencia-Cáceres-Badajoz, de 178,6 km, de la línea de alta velocidad Madrid-Lisboa se están poniendo en marcha en el marco de un proyecto financiado por la UE. Se está montando la vía; se está electrificando la línea; y se están poniendo en marcha las instalaciones de seguridad, señalización, telecomunicaciones y auxiliares.

La construcción de la línea de alta velocidad, que formará parte del Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T), mejorará las infraestructuras de transporte en España. La alineará más estrechamente con el resto de Europa en aspectos como el ancho de vía, aumentando así la interoperabilidad ferroviaria. El trayecto entre Lisboa y el Algarve ya cuenta con un servicio ferroviario de alta velocidad.

Lisboa-Oporto en una hora y 15 minutos

En su intervención en la Cumbre Ferroviaria de Portugal 2021, celebrada en enero, el ministro portugués de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, utilizó estas palabras para describir la decisión del Gobierno de reactivar la línea de alta velocidad Oporto-Lisboa, que conectará las dos mayores ciudades de Portugal en aproximadamente una hora y 15 minutos, reduciendo el tiempo de viaje a la mitad.

Un "problema" parece ser que la estación ferroviaria internacional de Lisboa es Santa Apolónia, y la red de alta velocidad portuguesa se construye en torno a la estación de Oriente, junto al antiguo recinto de la expo. Hay una conexión de metro de diez minutos entre las dos, tres trenes por hora, pero dos terminales en Lisboa es un problema potencial para un servicio de paso sin escalas desde Madrid. A pesar de ello, parece que hay pocas dudas de que Lisboa será el centro ferroviario internacional de Portugal.

La realidad de Sevilla - Faro

La conexión ferroviaria existente entre Sevilla y Huelva es operativa pero no de alta velocidad. De Huelva a Ayamonte es otra cosa. La línea se terminó justo cuando comenzó la Guerra Civil española; fue tomada por los rebeldes en agosto de 1936, que la destinaron a uso militar, y finalmente se abrió para uso civil, tanto de pasajeros como de mercancías, a principios de 1940. La línea se cerró al tráfico en 1987 y la vía se retiró posteriormente.

Convertir este antiguo "camino" en desuso en una línea ferroviaria de alta velocidad supondría un proyecto de miles de millones, incluso si esa ruta fuera adecuada. Además, existe el "pequeño" problema de bordear Ayamonte y superar el río. Además, Portugal tendría que convertir la línea existente de Vila Real a Faro en una línea de alta velocidad. Seamos realistas, Lisboa será el centro ferroviario internacional, con conexiones a la alta velocidad hacia el Sur y el Norte.

Es un sueño pero no una realidad

Desde principios del siglo XX, Portugal buscaba una conexión con España en el sur de la península. De acuerdo con esta política, un decreto del gobierno portugués prometía generosas subvenciones a cualquier empresa dispuesta a explotar un ferrocarril entre Huelva y Ayamonte. Sin embargo, todas las obras de la línea se detuvieron cuando se había gastado poco más del 10% de la cantidad presupuestada a causa de la Gran Guerra. Ahora tenemos una autopista.

El Expreso Conectar Europa

El pasado mes de septiembre, sin apenas publicidad, el "Connecting Europe Express" partió de la estación de Lisboa en un viaje de cinco semanas que paró en más de 100 ciudades. El objetivo de este tren especial era poner de manifiesto los problemas que impiden que el ferrocarril sea una opción de viaje más popular para los europeos. Se detuvo en 26 países y recorrió 20.000 kilómetros, para terminar en París el 7 de octubre. Todo indica que Lisboa será el centro de la alta velocidad en un futuro próximo. La Comisión Europea declaró el año 2021 como elEl año del ferrocarrilpara celebrar la exploración de las personas en tren. Se convertirá en una alternativa más viable y atractiva que el avión.

Una nota al pie irrelevante

Sólo los más devotos de los viajes en tren encontrarán esto atractivo, pero la semana pasada se anunció que ahora se puede viajar de Lagos a Singapur en tren. El 99% de nuestros lectores preferiría la alta velocidad de Londres a Portugal, pero para saber más siga este enlace. https://www.euronews.com/travel/2021/12/14/portugal-to-singapore-could-be-the-longest-train-journey-in-the-world-but-how-much-does-it

Mientras tanto, olvídense de ir de Sevilla a Faro en tren, en el mejor de los casos es un sueño. No es viable ni necesario. Lo que sí puede esperar es un viaje del norte de Europa a Portugal, rápido, cómodo y una posibilidad de viaje realmente atractiva.