Nuestro coste de la electricidad se sitúa entre Noruega, el más caro, y Bulgaria, que tiene la energía más barata para el consumidor. Si se compara el coste con la renta media, Portugal se sitúa a la cabeza, ya que el 9,8% de su salario anual se gasta en la factura de la luz.

La factura de electricidad más barata de Europa se encuentra en Bulgaria, con un coste medio por hogar de tan sólo 306 euros al año, una diferencia de 2.161 euros si se compara con Noruega, que tiene la factura energética más cara (2.467 euros). Si comparamos esta cifra con el salario medio de un ciudadano búlgaro (4.224 euros), los búlgaros gastan alrededor del 7,2% de su salario anual en facturas de electricidad, cifra que los sitúa entre los 10 primeros de todos los países europeos considerados, aunque Portugal está a la cabeza con un 9,8%.

Con un coste medio anual por hogar de 983 euros, el Reino Unido es ligeramente menos caro, con 934 euros por hogar. Pero, y es un gran pero, en el Reino Unido la electricidad representa sólo el 4,4% de la renta media anual, es decir, la mitad del coste que pagan los consumidores en Portugal, el 9,6% de su renta media anual.

En la página web de EDP(https://www.edp.com/en/edp-stories/electricity-price-portugal-and-europe) se hace la misma pregunta: ¿Pagamos más por la electricidad en Portugal que en otros Estados miembros de la Unión Europea?

EDP es claramente muy sensible a esta afirmación de los consumidores, y continúa diciendo: "Al examinar estos datos con más detalle, podemos comprobar que, si comparamos sólo los componentes energéticos (costes de producción y comercialización de la electricidad) y las redes (transporte y distribución de la electricidad, desde los productores hasta su casa), Portugal ocupa el 16º lugar entre los 27 países de la UE".

¿Qué dice la investigación independiente?

Los estudios independientes se limitan a considerar el coste para el consumidor, sin tener en cuenta el transporte y la distribución, etc. En realidad, sólo juzgamos por lo que pagamos, y esa cifra no es muy alentadora.

Está claro que Portugal avanza a pasos agigantados hacia la energía solar y otros métodos ecológicos de producción de energía; vemos que se construyen huertos solares por todas partes. Hay que tener en cuenta los costes de capital de estas instalaciones, pero el sol es gratis, y una vez que las plantas están operativas, tienen unos costes de mantenimiento muy bajos.

La electricidad tiene un precio de €/MWh, el coste para el distribuidor, piense que es el precio al por mayor. La energía más cara se encuentra en Portugal, España, Francia, Suiza y Holanda. A excepción de Holanda y Suiza, estos países son los que mejor acceso tienen a la energía "gratuita", el sol. Grecia es aproximadamente un tercio más barata, es extraño, es el mismo sol que funciona con la misma fuerza.

Si observamos las distintas formas de generar electricidad, hay algo que destaca. Si se trata de generadores de carbón (que Portugal ya no tiene) hay que tener en cuenta el coste de la extracción de carbón, que utiliza mucha mano de obra. A eso hay que añadir el transporte hasta la planta generadora y el coste de la mano de obra para mantener los hornos encendidos día y noche. Se necesita mucha mano de obra. La energía nuclear también es muy intensiva en capital y tiene altos costes de mano de obra y mantenimiento. El sol y el viento son gratuitos y requieren poco mantenimiento en comparación con los métodos de generación alternativos.

Portugal se beneficia sin duda de su fuerte inversión en la generación de energía solar y eólica. Lo que está claro es que el consumidor no se beneficia de la energía verde, que es mucho más barata.

La energía solar, la más barata de la historia

Según el sitio CrabonBrief, los mejores sistemas de energía solar del mundo ofrecen ahora la "electricidad más barata... de la historia", con una tecnología más barata que el carbón y el gas en la mayoría de los países importantes. Así lo indica el informeWorld Energy Outlook 2020 de la Agencia Internacional de la Energía.

Según el sitio de EDP "2020 fue un año de fuerte rendimiento operativo, siguiendo la tendencia de los años anteriores. En comparación con 2019, el beneficio neto tuvo un notable aumento del 56%".

Eso está muy bien para EDP y sus accionistas, pero ¿qué pasa con el consumidor? EDP se está beneficiando claramente del paso a la energía verde, pero el consumidor en Portugal sigue pagando "por la nariz".

La página web de EDP sigue diciendo que están "comprometidos a mejorar la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras". ¿Cómo lo harán? Al parecer, tomando el 9,6% de la renta media de las personas para pagar la electricidad, mientras obtienen enormes beneficios.

Liberalización de la electricidad y el gas

El sector eléctrico portugués está ahora casi totalmente liberalizado, debido a:

La aplicación de las directivas de la UE (como la Directiva 2009/72/CE sobre las normas comunes para el mercado interior de la electricidad (Directiva sobre la electricidad)).

Las privatizaciones tras el plan de asistencia financiera de 2011 a 2014 y las condiciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea.

Los nuevos operadores tardaron algún tiempo en conseguir el pleno acceso al suministro de electricidad y gas, pero ahora hay varias empresas que compiten por conseguir su negocio. Los nombres más conocidos, aparte de EDP, son Goldenergy, ENDESA y Galp, pero ahora hay más de treinta empresas que ofrecen una gran variedad de precios y servicios. Personalmente, me he cambiado a Goldenergy y he visto ahorros con respecto a mi anterior cuenta de EDP. La gente parece bastante reacia a abandonar EDP, tal vez por temor a que no aporte ningún beneficio y sea problemático. Por mi experiencia personal, insto a los lectores a que se fijen en el nuevo sector privado. A la gente le encanta odiar el PDE, así que ¿por qué no hacer algo al respecto?

Hay un buen sitio de comparación de precios, https://www.comparamais.pt/, en el que se puede buscar un posible ahorro. Ahora mismo sólo está en portugués, pero Google te lo traduce. Cuando me cambié, lo hicieron todo por mí, cancelaron mi cuenta de EDP, anularon la domiciliación de EDP, me cambiaron al nuevo proveedor y se ocuparon de todo.

Tal vez se sientan reacios a hacer mella en los beneficios de EDP, pero el nuevo sector privado está muy contento de hacerlo.