Se acercan dos años desde la primera ronda de cierres y hospitales desbordados, y nos dirigimos a otro pico de la pandemia. Al menos cinco millones de personas han muerto de Covid-19, y más de 500 millones se han contagiado. La gente está agotada, y se empieza a notar.

Decenas de millones de personas que apenas se las arreglaban "antes del covid" han caído ahora en la pobreza real. Toda una generación de jóvenes siente que su vida ha quedado en suspenso. La inflación se está imponiendo en la mayoría de los países, lo que empeorará aún más las cosas. La mayoría de la gente se ha comportado bien durante una época larga y dura, pero la paciencia se está agotando.

Los antivacunas son los primeros en sentir el peso del resentimiento público. Antes se les veía como simples crédulos engañados por las teorías conspirativas de Internet. Ahora, en los países donde la gran mayoría de la gente está vacunada, han sido promovidos al estatus de riesgo para la salud pública.

Siempre fueron un reservorio del virus, pero ahora que la mayoría de la gente está vacunada el daño que hacen es más visible. En países como Canadá y Francia, donde el 80% o más de la población está totalmente vacunada, hasta el 90% de las personas que llenan las camas de cuidados intensivos que podrían estar atendiendo a otros enfermos graves son casos de Covid no vacunados.

Por eso el presidente francés Emmanuel Macron, que se enfrenta a unas elecciones en abril, encontró políticamente ventajoso decir: "Tenemos que decirles (a los no vacunados)... que ya no podréis ir a un restaurante. Ya no podréis ir a tomar un café, ya no podréis ir al teatro. Ya no podrá ir al cine".

Más tarde, Macron declaró a un periódico: "en cuanto a los no vacunados, tengo muchas ganas de cabrearlos", para que vayan a vacunarse, presumiblemente, pero sabía que también se estaba contagiando del ambiente popular. Más tarde dijo a los periodistas en París: "La gente puede molestarse por una forma de hablar que parece coloquial, pero yo la mantengo plenamente. Estoy molesto por la situación en la que estamos".

El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, adoptó la misma línea, aunque en un lenguaje más gentil. Pero no fue tan lejos como en el caso de Quebec, la más afectada de las provincias canadienses.

A Quebec no le va mal según los estándares internacionales; la misma población que Austria o Suiza, y más o menos el mismo número de muertos. Pero la semana pasada exigió a los ciudadanos que mostraran una prueba de vacunación en las tiendas de cannabis y alcohol de la provincia, y ahora ha declarado que los no vacunados tendrán que pagar una "contribución" mensual al coste de la atención sanitaria.

Incluso el Papa ha intervenido diciendo que vacunarse es una "obligación moral", y no hace falta compartir su fe para estar de acuerdo con esa afirmación. Las vacunas no sólo protegen a las personas que se vacunan, sino a todos los que pueden entrar en contacto con ellas. Eso siempre fue cierto, pero ahora se ha agotado la paciencia porque la gente está cansada.

Sin embargo, la consecuencia más peligrosa de la fatiga covídica es el pensamiento mágico que induce incluso en algunos profesionales de la salud. 'Ha pasado tanto tiempo; seguramente se acabará pronto' es un deseo, no una afirmación científica.

A principios de esta semana, el Dr. David Nabarro, enviado especial de la Organización Mundial de la Salud para Covid-19, sugirió que la mayoría de los países ya han superado el ecuador de la "maratón" de la pandemia: "Podemos ver el final a la vista, pero no hemos llegado (todavía), y va a haber algunos baches antes de llegar".

Nadhim Zahawi, responsable del despliegue de vacunas en Gran Bretaña el año pasado, dijo: "Espero que seamos una de las primeras economías importantes en demostrar al mundo cómo se pasa de la pandemia a la epidemia, y luego se hace frente a esto por el tiempo que nos quede, ya sean cinco, seis, siete, diez años".

Y el presidente del Gobierno español, Pedro Sá nchez, dijo que la Unión Europea debería dejar de hacer un seguimiento detallado de la pandemia y "empezar a evaluar la evolución de esta enfermedad con diferentes parámetros", lo que en castellano significa: tratarla como una epidemia de gripe.

Esto es una ilusión y nada más. No hay ninguna razón para creer que el final está a la vista, o que la próxima variante de Covid no será peor que Omicron, o incluso que las enfermedades infecciosas siempre evolucionan hacia una menor letalidad. Algunas lo hacen, otras no.

Y no se acabará hasta que las tasas de vacunación en África y Asia sean las mismas que en Europa, Asia Oriental y América, más 6-12 meses.