Hay una opción que puede resultarle atractiva, la omnívora, que ha sido noticia recientemente. No es una dieta nueva, pero está llamando la atención, sobre todo porque muchos expertos la consideran respetuosa con el medio ambiente.

El interés por las dietas basadas en plantas ha crecido en los últimos meses debido a la escasez intermitente de carne, junto con la esperanza de que una dieta más saludable pueda ayudarnos en caso de contraer Covid-19. Sin embargo, la alimentación a base de plantas ya estaba de moda antes de la pandemia de coronavirus. Tal vez sientas que estuviste a un filete o una pechuga de pollo de destruir tu salud, y te preocupes por el impacto medioambiental de nuestras elecciones alimentarias.

Un vegetariano con el que hablé la semana pasada me dijo: "Soy vegetariano, pero a veces me apetece mucho un filete". No cabe duda de que se necesita un fuerte compromiso con tus creencias para seguir una dieta vegana o vegetariana, sobre todo porque la mayoría de los restaurantes no ofrecen esta alternativa, aunque esto está cambiando.

¿Qué es una dieta omnívora?

Una dieta omnívora que incluya alimentos sanos y saludables aporta beneficios tanto de la carne como de las plantas. Las carnes magras aportan proteínas, vitaminas del grupo B, vitamina E y minerales como el magnesio, el hierro y el zinc. Además, las vitaminas y los minerales presentes en los alimentos de origen vegetal pueden ayudar a prevenir la obesidad y a combatir enfermedades como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, los cálculos renales, la pérdida de masa ósea, la diabetes y el cáncer. Además, el "American Journal of Clinical Nutrition" informó en un estudio de que los participantes que seguían una dieta omnívora y participaban en ejercicios de entrenamiento de fuerza ganaban más masa muscular libre de grasa que los vegetarianos que realizaban los mismos ejercicios.

¿Es más sano ser vegetariano u omnívoro?

No hay una respuesta sencilla a esta pregunta. Una de las principales preocupaciones de los que prefieren una dieta vegetariana es asegurarse de que se suministran los nutrientes adecuados, especialmente calorías y proteínas. La carne es la principal fuente de proteínas en la mayoría de las dietas, por lo que los vegetarianos tienen que buscar otras vías para obtener las proteínas adecuadas. Se trata principalmente de la familia de las leguminosas, que consiste en plantas que producen una vaina con semillas en su interior. El término "legumbre" se utiliza para describir las semillas de estas plantas.

Las legumbres comestibles más comunes sonlas lentejas, los guisantes, los garbanzos, las alubias, la soja y los cacahuetes. Losdiferentes tipos varían mucho en cuanto a nutrición, aspecto, sabor y uso. Sin carne en la dieta, los humanos eliminan la vitamina B12 y limitan el DHA/EPA (formas activas de grasas omega-3), nutrientes que favorecen la salud del cerebro. Por el contrario, se ha demostrado que una dieta vegetariana tiene un menor riesgo de padecer ciertas enfermedades.

¿Qué le ofrece una dieta omnívora?

Debido a la gran variedad de dietas omnívoras, no existe un plan de alimentación estándar que siga la mayoría de la gente. Algunos omnívoros son principalmente carnívoros y comen carne en todas las comidas; otros siguen una dieta "flexitariana" y sólo comen carne en raras ocasiones. En los planes alimentarios omnívoros más equilibrados, las comidas y los tentempiés contienen alimentos de los cinco grupos principales: lácteos, alimentos ricos en proteínas, frutas, verduras y cereales.

¿Cuál es el impacto medioambiental de nuestra dieta?

Esta puede ser la pregunta crítica. Calentamiento global, contaminación del suelo, del agua... La agricultura y la producción de alimentos tienen un enorme impacto en nuestro planeta. Pero, ¿cómo podemos reducir la huella de carbono de nuestra dieta?

Quizá debamos darnos cuenta de que nuestra dieta es uno de los ámbitos con mayor impacto medioambiental. Para producir alimentos a escala industrial para que todo el mundo se alimente, se necesitan muchas hectáreas de tierra y se suelen utilizar muchos fertilizantes, pesticidas, herbicidas y fungicidas.

En cuanto al impacto medioambiental, se suele decir que una dieta vegetariana es menos dañina. De hecho, la producción de carne tiene un enorme impacto medioambiental. Parece que hay pocas dudas de que esto es cierto. Una vaca criada por su carne emite entre 70 y 120 kg de metano cada año, lo que supone una contribución al calentamiento global 23 veces mayor que el CO2.

Para producir 1 kg de carne de vacuno hay que alimentar al ganado, hay que cultivar su comida (cereales, heno, etc.) y también se utiliza mucha agua. Se ocupa mucho espacio y suelos particulares para criar el ganado. Después es necesario transformar el animal en carne consumible (sacrificio, despiece, transformación, envasado...). Todo esto contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero. Quizá los vegetarianos tengan razón. Su dieta es mucho más respetuosa con el medio ambiente. Las dietas vegetariana y vegana son las que tienen una menor huella de carbono, con 1,7 y 1,5 toneladas de CO2 equivalente emitidas al año por persona, respectivamente. Al mismo tiempo, los "amantes de la carne" emiten 3,3 toneladas de CO2 equivalente al año por persona, el doble que la dieta vegana.

Por último, si tenemos en cuenta otros factores además del CO2 (como la contaminación del suelo, el agua y la biodiversidad), las cosas siguen siendo complicadas. Por ejemplo, los cultivos de frutas, verduras o cereales pueden ser muy perjudiciales para el medio ambiente debido al uso de pesticidas, herbicidas y otros fungicidas que destruyen la biodiversidad y contaminan el suelo y el agua. Por otra parte, la producción de ciertas hortalizas (pepinos, lechuga, apio) requiere grandes cantidades de energía y agua, lo que hace los cálculos aún más complejos. Y todo esto sin tener en cuenta la deforestación provocada por cultivos como la soja, o el monocultivo.

No hay respuesta fácil

A no ser que tengas el compromiso de seguir una dieta vegana o vegetariana, todos deberíamos buscar el equilibrio en nuestra dieta. Menos carne roja seguro, pero eso ya lo sabes. La humanidad está haciendo un trabajo increíble al destrozar el planeta, todo en la búsqueda del placer personal. Tal vez deberíamos pensar en el medio ambiente y, al menos, reflexionar más sobre lo que comemos, de dónde viene (lo mejor es lo local) y qué efecto tiene nuestra elección de alimentos en el planeta. La fruta y la verdura biológica son una buena opción y están mucho más disponibles hoy en día. Hay que evitar, en la medida de lo posible, los alimentos procesados.

Con un poco de reflexión, puedes marcar la diferencia.