(Tú ahí, al fondo. ¡Deja de reírte! ¡Esto no es un asunto de risa! La paz pende de un hilo).

Los historiadores, deseosos de protagonizar un momento, salen a relucir para establecer paralelismos con los desastres diplomáticos del pasado, como la conferencia de Múnich de 1938 (apaciguamiento de Hitler) y Yalta en 1945 (división de Europa y entrega de la mitad oriental a Stalin en 1945).

Y esto acaba de llegar. El viceministro de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov, que acaba de regresar a Moscú de las conversaciones, dijo a la televisión rusa que si las conversaciones fracasaban, no podía "ni confirmar ni excluir" que Rusia enviara "activos militares" a Cuba y Venezuela.

Vaya. Un puñal -no, dos puñales- apuntando al corazón de Estados Unidos (aunque tendrán que trabajar en la longitud del puñal venezolano, ya que hay 2.000 km. de Caracas a Miami). Si eso no obliga a los americanos a ceder, ¿qué lo hará?

Lo siento. Ya está bien de sarcasmo. Es que toda esta pavoneada y la jactancia para la cámara se vuelve cansina. Se trata de una disputa diplomática menor que se ha inflado deliberadamente más allá de su mérito, y se está tomando demasiado en serio.

Empecemos por el hecho de que Rusia juegue la "carta cubana". Cuba sigue siendo un país comunista, y el régimen de Maduro en Venezuela también tiene aspiraciones en esa dirección - pero Rusia, en caso de que lo hayas olvidado, dejó de ser comunista hace treinta años.

El régimen de Putin en Moscú es nacionalista-populista, y Cuba no tiene absolutamente ningún motivo para acoger tropas rusas y arriesgarse a desencadenar un enfrentamiento con Estados Unidos. En cualquier caso, las tropas rusas en Cuba no supondrían ninguna amenaza militar para Estados Unidos. ¿Qué van a hacer? ¿Invadir Florida?

La intención de Ryabkov era obviamente hacer un "¿Qué le parecería si...?" a los diplomáticos estadounidenses. ¿Qué le parecería si hubiera tropas rusas "a 90 millas de Florida" (como se decía durante la crisis cubana de 1962), y no tropas de la OTAN a 450 km. de Moscú (que es donde están ahora)?

En la vida real, hay un número de trogloditas en el Congreso de los Estados Unidos que se pondrían nerviosos por la presencia de tropas rusas en Cuba, pero como los cubanos no estarían de acuerdo con ello en primer lugar, es realmente irrelevante.

Bien, entonces, ¿qué hay de los supuestos precedentes históricos? ¿Múnich y Yalta? En ambos casos se trataba de conceder una "esfera de influencia" en Europa a una gran potencia (Alemania en 1938, la Unión Soviética en 1945) que podía imponer fácilmente sus deseos sobre el terreno.

Rusia está exigiendo efectivamente una esfera de influencia comparable en sus antiguos países "satélites", a los que no se les permitiría tener tropas extranjeras amigas en su suelo aunque sean miembros de la OTAN, pero es un completo fracaso. Rusia carece de capacidad militar para imponer su voluntad sobre el terreno.

Entonces, ¿habrá "Guerra en Europa", como sugieren los febriles titulares? No en el sentido que sugieren: fuerzas blindadas masivas recorriendo países enteros, con la amenaza de una guerra nuclear en el fondo. Pero podría haber algún tiroteo en la frontera de Ucrania con Rusia o justo dentro de ella.

Por supuesto, ya hay algunos disparos a lo largo de esa frontera, en las provincias separatistas apoyadas por Rusia de Donetsk y Luhansk. Como dijo el viernes el portavoz del Pentágono, John Kirby, Putin podría estar planeando ahora causar un poco más.

Kirby advirtió que Rusia "ha preposicionado un grupo de operativos para llevar a cabo lo que llamamos una operación de falsa bandera, una operación diseñada para parecer un ataque contra ellos o contra la gente de habla rusa en Ucrania, como una excusa para entrar" Puede tener razón - y puede estar equivocado. Los satélites pueden ver su ubicación, pero no sus intenciones.

Algo se le ha metido a Putin, y está buscando concesiones que debería saber que no puede extraer, con amenazas que no puede hacer cumplir.

Es posible que se equivoque en un enfrentamiento local que haga caer duras sanciones sobre Rusia.

Es muy poco probable que intente conquistar toda Ucrania o incluso la mitad de ella.

Es casi inconcebible que esto termine con batallas al estilo de la Segunda Guerra Mundial entre grandes fuerzas blindadas.