Esta mayoría significa que ya no tendrá que recurrir al apoyo de los partidos más pequeños para aprobar leyes y presupuestos, lo que hace que los analistas prevean una mayor estabilidad en el país.

Una estabilidad bien recibida

El resultado ha sido acogido con satisfacción por los analistas, y DBRS Morningstar ha declarado: "La fortaleza del centro político respalda la opinión de DBRS Morningstar de que Portugal continuará con su enfoque pragmático en la elaboración de políticas macroeconómicas. Asimismo, un gobierno mayoritario permite la estabilidad legislativa en un momento importante, cuando Portugal (BBB alto, Estable) gestiona sus fondos de la UE destinados a impulsar las perspectivas económicas".

"Esta inesperada victoria mayoritaria en las elecciones portuguesas podría dar paso a un periodo de estabilidad política en un momento importante", afirma Jason Graffam, Vicepresidente del Grupo de Calificación Soberana Global.

"El resultado mayoritario podría reducir los obstáculos legislativos, ya que el país pretende impulsar las perspectivas de crecimiento con la ejecución efectiva de las inversiones y las reformas vinculadas a la financiación de la UE."

La agencia de calificación financiera Moody's considera que la victoria del PS beneficiará a Portugal en varios aspectos, empezando por el hecho de que es "positiva" para el crédito, ya que reduce la incertidumbre política. Además, facilitará la consecución de los objetivos del Plan de Recuperación y Resiliencia (PRR).

El resultado electoral "es positivo para el crédito porque acaba con la incertidumbre política, en la que el PS dependía de otros partidos para aprobar las principales leyes", afirma la agencia de calificación crediticia.

"Contar con un gobierno mayoritario es un buen augurio para la capacidad del gobierno portugués de cumplir los hitos y objetivos del PRR, acordados con la Unión Europea (UE) en el marco del programa de la UE de próxima generación", que es "crucial para las perspectivas de crecimiento de Portugal a corto plazo y para la mejora del potencial de crecimiento de la economía a largo plazo".

António Costa aprovechó su discurso de victoria para señalar el valor de la estabilidad, y prometer la continuación del diálogo.

"Una mayoría absoluta no es un poder absoluto, no es gobernar solo, es una mayor responsabilidad, es gobernar con y para todos los portugueses", dijo.