La UE, como sabemos, siempre se ha enorgullecido de ser un faro brillante para la paz y la estabilidad mundiales. Esta posición arraigada de ser el bastión de la paz y la unidad europeas fue un componente esencial de su propia creación. Pero ahora, en estos tiempos absolutamente inéditos, nos sentamos, totalmente atónitos al enterarnos de que la UE ha prometido pasar de ser un proyecto de paz a una fuente de financiación de armamento letal para ayudar a reforzar las fuerzas armadas ucranianas, algo asediadas pero no por ello menos resistentes.

Se trata de un gran momento de la historia que anunciará el día en que la UE por fin muestre su fuerza en el escenario geopolítico. Esta ha sido una aspiración largamente sostenida por algunos de los incondicionales de la UE, como el francés Macron, aunque nadie deseaba que este cambio se produjera en circunstancias tan drásticas.

Sin duda, se trata de un momento realmente histórico para una Unión Europea habitualmente atascada por la división y la indecisión en materia de política exterior. Muchos se preguntaban si la tradicional lentitud de la UE impediría al bloque imponer sanciones creíbles o eficaces contra la Rusia de Putin y su círculo de oligarcas. Esta vez no.

En cierto sentido, Putin ha triunfado donde muchos presidentes estadounidenses han vacilado. Sus acciones en Ucrania han llevado a Alemania no sólo a cumplir sus compromisos de gasto con la OTAN, sino a superarlos.

Este trascendental giro de la mayor economía del continente es otro momento muy significativo. No sólo ha aumentado repentinamente el compromiso de Alemania con la OTAN, sino que el Gobierno de Berlín también ha anulado la prohibición de exportar armas a zonas de conflicto. Alemania está enviando ahora armas y municiones a Ucrania. A esto hay que añadir la enorme decisión política de Alemania (al menos por el momento) de retirar un proyecto clave, el gasoducto Nord Stream-2. Podemos ver claramente que "el efecto Putin" es realmente tangible, sin precedentes, así como profundamente preocupante más allá de la propia Ucrania.

También estamos asistiendo a un consenso muy diferente sobre el espinoso tema de la migración. Desde la crisis migratoria de 2015, territorios de Europa del Este como Polonia y Hungría se han opuesto rotundamente a las políticas migratorias de la UE. Ahora, innumerables refugiados ucranianos son acogidos por Varsovia.

Todos esos resentimientos de antaño respecto a la migración han obstaculizado sistemáticamente la reforma de los protocolos de asilo de la UE. Sin embargo, mientras escribo este artículo, se espera que el bloque finalice las medidas que concederán a los ciudadanos ucranianos un permiso temporal de estancia en la UE-27 de hasta tres años. El puente levadizo que se levantó tras la crisis migratoria de 2015 se ha vuelto a bajar, proporcionando a los desplazados de Ucrania un salvavidas absolutamente vital.

Las acciones de Putin también han logrado despertar la adormecida política de ampliación del bloque. Ésta ha estado en profunda hibernación durante al menos una década. Croacia fue el último país en ingresar en la UE en 2013. Desde entonces, otros países han estado esperando al margen. Naturalmente, esto se debe en su totalidad a que la Rusia de Putin ve con malos ojos las aspiraciones expansionistas de la UE y la OTAN. Especialmente las relativas a Ucrania, que durante mucho tiempo ha sido vista por Rusia como una humillante pérdida territorial tras la desaparición de la Unión Soviética.

Cualquier idea de que Ucrania se uniera a la UE era, para Putin, un paso demasiado grande. Este paso habría colocado a "Occidente" a poca distancia de la frontera rusa, disminuyendo potencialmente o al menos amenazando la "esfera de influencia" de Rusia. El ethos de la OTAN de "todos para uno" y "uno para todos" fue visto, por ambas partes, como un punto de inflamación potencialmente peligroso que podría escalar fácilmente hasta convertirse en el catalizador de un peligroso conflicto entre Rusia y la OTAN.

En una pieza de contra-sabotaje, la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, dijo recientemente: "Ellos (Ucrania) nos pertenecen. Son uno de los nuestros y los queremos dentro (de la UE)". Sin embargo, no es competencia de ningún presidente de la Comisión Europea decidir únicamente si Ucrania se convierte (o no) en miembro de la UE. Es clave recordar que esto (el ingreso de Ucrania en la UE) no ocurriría hasta dentro de muchos años. Lo que de repente es diferente es que este tema se esté debatiendo seriamente en Bruselas ahora mismo, en un momento tan delicado. Hace sólo unos días el tema era totalmente tabú y cualquier contemplación seria de la adhesión de Ucrania a la OTAN era bastante impensable. Esto es lo que hace que la incursión de Putin sea tan increíblemente extraña.

El Occidente, hasta ahora dividido, parece que de repente se aferra a la misma hoja de ruta. Hay un coro creciente de narrativas armoniosas, todas ellas dispuestas a emitir un conjunto de sanciones cada vez más duras contra Moscú. Incluso las ideas divergentes sobre si excluir o no a Rusia del sistema de pagos Swift se han resuelto rápidamente.

La fobia a Putin ha provocado incluso un empate en Finlandia y Suecia, que ahora parecen más dispuestos que nunca a unirse a la Alianza de la OTAN. Todo esto se debe al Sr. Putin, cuya incursión en territorio ucraniano parece haber sido totalmente contraproducente en lo que a él respecta.

Así pues. Lejos de que Putin se gane una reputación tanto a nivel nacional como mundial, ha conseguido convertir al presidente ucraniano Zelensky en una especie de estadista internacional. Zelensky es ahora universalmente admirado por su valentía, heroísmo y determinación. Un hombre totalmente decidido a enfrentarse a una tiranía que llegó en forma de un ataque totalmente no provocado, injustificado y escandalosamente violento contra su querido país y su pueblo.

Enfrentado a un número cada vez menor de amigos y aliados genuinos, tanto en casa como en el extranjero, y con sus acciones aparentemente contraproducentes en demasiados frentes, Putin puso sus fuerzas nucleares en alerta máxima. Pero incluso esta acción, la más aterradora, no ha logrado hasta ahora distraer la atención de todos esos grandes tabúes que se están haciendo añicos en toda Europa y más allá. Ciertamente, existe la sensación de que las mareas siempre cambiantes de la historia están conspirando contra el Sr. Putin.

Por lo que muchos de nosotros hemos presenciado recientemente, creo que ya ha quedado bastante claro que sólo hay una persona que realmente confía en la dudosa racionalidad de Putin, y es el propio Putin. Las expresiones en los rostros de algunos de sus militares socialmente distanciados mientras flexionaba su músculo nuclear ante una audiencia global totalmente desconcertada lo decían todo.

Independientemente de lo que ocurra, parece que la Rusia de Putin se ha arrinconado. Ya sea que Rusia gane o pierda la batalla que tiene entre manos, seguirá sin estar muy claro qué aspecto tiene la "victoria" en el mundo real. Sin duda, Rusia se encontrará aislada. En opinión de la mayoría de la gente, eso no equivale a una gran victoria, independientemente de cómo el Kremlin decida disfrazarla.