Las campanas de viento son como el Marmite: las amas o las odias. A mí me encantan, desde el ligero tintineo de las de metal hasta los profundos sonidos de las de madera o bambú, y admito que soy una de esas personas irritantes que, al ver una muestra de diferentes campanas, tienen que tocarlas todas para escuchar su "música". Un buen amigo me compró una de bambú; ya ha fallecido, pero las campanillas siempre me evocarán un buen recuerdo de él cada vez que el viento las atrape.

Recientemente leí un informe de una mujer que decía que las campanas de metal de un vecino, de un metro de altura, la volvían tan loca que tenía que usar tapones para los oídos por la noche.

Las primeras campanas de viento

Las primeras campanas de viento conocidas se remontan al año 3.000 a.C. en China, donde inicialmente estaban hechas de cerámica, hueso o concha. Las versiones más modernas, fabricadas en metal y con sonidos específicos, aparecieron alrededor del 1100 a.C. Con el tiempo, se extendieron al resto del mundo.

Hacia el año 2000 a.C., el carillón de viento se había desarrollado de forma independiente a lo largo de las costas del Mediterráneo y era fundido en bronce por los antiguos egipcios. Sin embargo, existen pruebas de que las campanas de viento también tenían un uso más práctico: las excavaciones realizadas en Bali (Indonesia) muestran que los agricultores utilizaban el sonido de las campanas de viento y los bafles para ahuyentar a los pájaros y otros animales de sus campos de cultivo.

El uso moderno de las campanas de viento es sobre todo decorativo, y se cree que ayudan a mejorar la conexión mente/cuerpo/espíritu, aportando una sensación de paz y bienestar. Se cree que las campanas de viento pueden ayudar a aportar equilibrio y armonía al jardín y a la casa, y se utilizan a menudo en el Feng Shui, para maximizar el flujo del chi o la energía vital. Las campanas de meditación de alta calidad colgadas a diferentes alturas producirán tonos más fuertes o más claros. Pueden ser de metal o de madera y tener formas como varillas o tubos. Otros materiales que pueden incluirse son el vidrio, el bambú, las conchas, las piedras, la loza, la porcelana o incluso otros artículos exóticos como la platería.

Feng shui

El feng shui recomienda campanas con 6, 7, 8 o 9 colgantes que deben instalarse cerca de la puerta principal. En caso de que el carillón se fije en algún lugar del interior, hay que garantizar una corriente de aire suficiente para que los tubos se balanceen y capten la música, con la resonancia y la vibración del sonido que se cree que libera el estrés y los bloqueos emocionales del cuerpo y calma la mente, ampliando así la conciencia y la conexión con el espíritu.

En la antigüedad, el principal uso de las campanas de viento era alejar a los espíritus malignos, y a menudo se colgaban en los templos para conseguir ese resultado. Las campanas de viento se consideraban objetos religiosos que se creía que atraían a los espíritus buenos y alejaban a los malos. Los budistas veneraban especialmente las campanas de viento y las colgaban por centenares en los aleros de santuarios, pagodas, templos y cuevas.

Récord mundial

Un dato curioso: la mayor campana de viento jamás fabricada, según el Guinness World Records, mide 12,8 m de largo y consta de cinco grandes tubos de metal suspendidos a 14,94 m del suelo. Fue realizada por Jim Bolin en Casey, Illinois, Estados Unidos, el 15 de diciembre de 2012.

Pero si estás pensando en decorar tu jardín con una, ¡no tiene por qué ser tan grande! Al parecer, las campanas de viento de metal en el jardín deben colgarse en el oeste, el norte o el noroeste. Dicen que lo mejor es el oeste para atraer la buena suerte en la vida de los niños y ayudarles a traer el honor a la familia. Las campanas de viento de madera son más adecuadas para el este, el sureste y el sur, ya que atraen el crecimiento de los residentes cuando se cuelgan en el este, el dinero cuando se cuelgan en el sureste y la fama cuando se colocan en el sur. Elige.

En mi opinión, es muy agradable escucharlos y colgarlos en los árboles frutales podría alejar a los pájaros de la fruta.