La actual ley de metadatos entró en vigor en Portugal en 2008, a raíz de la directiva europea sobre retención de datos. Sin embargo, el Tribunal Constitucional ha considerado recientemente que esta ley es ilegal y se ha desencadenado una situación de consecuencias imprevisibles.

¿Qué son los metadatos?

En primer lugar, los metadatos son datos que proporcionan información sobre otros datos. En otras palabras, son los datos que están detrás de otros datos. Aunque no proporcionan el contenido exacto de esos datos (texto/imagen/llamada telefónica), pueden dar información relevante sobre ellos, como cuándo se envió el mensaje y desde dónde.

¿Qué hay de malo en ello?

La situación controvertida comenzó cuando el Tribunal Constitucional hizo pública una decisión en la que afirmaba que la ley de metadatos de 2008 es contraria a la Constitución porque va en contra de la intimidad de todos los ciudadanos y esta violación del derecho a la intimidad de los ciudadanos no sólo se aplica a los sospechosos de delitos, sino a todos.

El tribunal advirtió que la retención de datos de tráfico de red y de localización para todos "limita el derecho a la intimidad" de las personas.

¿No debe prevalecer la legislación europea?

Los Estados miembros deben cumplir la normativa europea. Sin embargo, para despejar dudas, el Tribunal Constitucional también ha abordado este problema diciendo que aunque una ley provenga de una directiva europea, puede ser contraria al derecho constitucional. Por tanto, "una decisión del Tribunal Constitucional está siempre por encima de cualquier norma europea".

El propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea acabó dictaminando en 2014 que esta directiva específica sobre Metadatos era inválida porque "vulneraba el derecho fundamental a la vida privada y a la protección de datos personales".

Los metadatos como prueba

Varios delitos, especialmente cuando se trata de la delincuencia organizada son difíciles de probar, pero los metadatos han ayudado a las fuerzas del orden a probar en los tribunales ciertos delitos. Sin este tipo de pruebas, será aún más difícil reunir pruebas contra estos delincuentes. En otras palabras, sin poder utilizar los metadatos como prueba, muchas investigaciones y procesos penales en curso podrían fracasar.

Sin embargo, la parte más complicada aún está por llegar. La sentencia no sólo se aplica al futuro, lo que significa que las causas judiciales ya cerradas podrían reabrirse ahora por falta de pruebas, lo que podría provocar un "terremoto" judicial y la liberación de varios detenidos, ya que las pruebas que apoyan su detención son ahora "ilegales".

¿Qué es lo siguiente?

Ahora, la ley 32/2008 (Ley de Metadatos) tiene que ser modificada para cumplir con las exigencias del Tribunal Constitucional. Sin embargo, las fuerzas políticas están tratando de hacer una enmienda "más suave" cambiando el número de meses que se conservan estos metadatos de los 12 actuales a seis, con la esperanza de cumplir con los requisitos del tribunal constitucional sin destruir la oportunidad, a veces única, de detener a los delincuentes.

Según Expresso, se ha creado un equipo especial que reúne a todas las fuerzas del orden. Este grupo de trabajo hará aportaciones al proyecto de ley del Gobierno.

El Primer Ministro, António Costa, dijo que es necesario contar con "un nuevo marco legislativo que cumpla con la decisión del Tribunal de Justicia Europeo y del Tribunal Constitucional, pero que no detenga la lucha contra los delitos más graves".