En 1996, el Parque Arqueológico del Valle del Côa se abrió al público por su interés patrimonial y cultural. Sin embargo, en el parque también se realizan siempre investigaciones históricas y arqueológicas.

Descubrir la historia

Fue el equipo dirigido por Nélson Rebanda quien, tras años de trabajo, descubrió en 1994 el arte rupestre grabado en las rocas del actual Parque Arqueológico del Valle del Côa. Hace unos 20.000 años, los seres humanos que habitaban la región dibujaron figuras que representaban caballos y bovinos, como es habitual ver en los grabados rupestres de todo el mundo. Se calcula que hay miles de pinturas en el complejo.

Los grabados varían entre los 15 y los 80 centímetros, aunque predominan los que oscilan entre los 40 y los 50 centímetros. Se ha llegado a la conclusión de que las técnicas utilizadas fueron la abrasión y la perforación, en su mayoría con trazos amplios.

En 1995 se identificaron 14 sitios de arte rupestre, repartidos en varios kilómetros. En ese momento, no se conocían las representaciones características del arte paleolítico. En 2013, se incluyeron los demás núcleos encontrados, un total de 22.

La expresión artística se localiza principalmente en rocas de esquisto, sin embargo, en algunos lugares, como el Núcleo de Arte Rupestre da Faia, se realizaron algunos grabados en granito.

Novedades para ver

En 2010, la UNESCO añadió una de las zonas, Siega Verde, al conjunto artístico del Valle del Côa, integrando así un núcleo entre el Valle del Duero y Salamanca, en España. Desde 2018, el Museo y el Parque Arqueológico de Côa forman parte del Itinerario Cultural del Consejo de Europa, que incluye sitios de Francia, España e Italia.

Recientemente, los arqueólogos que trabajan en la Fundación Côa Parque permitieron al público ver un grabado de una cabra montés, en una placa de pizarra. El grabado está en una placa móvil, que consiste en un arte hecho de pequeñas piezas de piedra que pueden ser transportadas. La placa se encontró quemada y parece haber representado una cabra, acompañada de otro animal, que parece ser un ciervo.

El Museo de Côa

En el Parque Arqueológico, se puede ver el Museo Côa, el comienzo de un viaje al pasado. El edificio comenzó a construirse en 2007, y las obras finalizaron en 2010. El Museo fue construido para integrarse en el paisaje natural con la mayor probabilidad, imitando el esquisto, la piedra más abundante en la región. Hay que tener en cuenta que la sola visita al museo no es suficiente para una visita completa, es sólo el comienzo de la visita que lleva a los visitantes al museo natural.

En el Museo de Côa se estudia el arte rupestre, así como la mayor biblioteca del país relacionada con el arte rupestre. En este espacio también se desarrollan actividades para estudiantes y público en general.

En el espacio, existe la posibilidad de realizar varios tipos de visitas, con precios tabulados en las taquillas, que pueden consultarse online. Los visitantes también pueden practicar el kayak, o incluso disfrutar de una visita nocturna, para una experiencia más mística.

Para llegar a Vila Nova de Foz Côa, además de en coche particular, el autobús es el transporte público más adecuado para el viaje.