Pero en 2018 el fracturado y desmoralizado CNA se recompuso, recordó su propósito y sustituyó a Zuma como presidente por Cyril Ramaphosa. La esperanza se disparó: Ramaphosa tenía un largo historial de activismo en la lucha contra el apartheid, era un antiguo líder sindical y era tan rico que no necesitaba ser corrupto. Era el candidato ideal.

Durante un tiempo fue bien. La economía no creció mucho y el desempleo se mantuvo muy alto, pero los principales compinches de Zuma huyeron al extranjero, otros fueron acusados de diversos delitos, e incluso Zuma acabó en la cárcel. Ramaphosa al menos intentaba arreglar el desorden, pero entonces, hace dos años, hubo un robo en su granja de animales salvajes en la provincia de Limpopo.

Nadie se enteró entonces, porque Ramaphosa no lo mencionó públicamente. Es comprensible, porque los ladrones supuestamente encontraron 4 millones de dólares en efectivo escondidos en los cojines de su sofá. Eso no es una buena imagen para un presidente cuya USP es la lucha contra la corrupción, así que no se hizo ninguna denuncia a la policía. Ramaphosa simplemente se tragó la pérdida.

No es tan descabellado como parece: Ramaphosa es uno de los hombres más ricos de Sudáfrica, y 4 millones de dólares es menos del 1% de su riqueza. Podría estar tratando de no llamar la atención, pero a principios de este mes, Arthur Fraser, ex jefe de la agencia de inteligencia de Sudáfrica, presentó una denuncia penal ante la policía sobre el asunto.

Fraser dijo que la "unidad de protección presidencial" (guardaespaldas) de Ramaphosa había localizado a los ladrones, los había secuestrado e interrogado, y luego los había sobornado para que guardaran silencio sobre el dinero. Tal vez Ramaphosa sólo trataba de proteger su reputación como hombre del pueblo, pero aun así habría estado infringiendo la ley. Y entonces Fraser lo delató.

La noticia se difundió por toda la ciudad, y esta semana Ramaphosa fue atacado por todos lados. "Los delincuentes no denuncian los delitos cuando se roba el producto de sus delitos", como dijo Julius Malema, líder del partido de la oposición Luchadores por la Libertad Económica, y muchas otras personas en el Parlamento y en la calle opinaron lo mismo.

Esto llega en el momento más inoportuno para Ramaphosa, que se enfrenta a un desafío de liderazgo en el CNA en diciembre. Su campaña anticorrupción dentro del partido no ha prosperado, y los partidarios de Zuma protagonizaron disturbios que causaron cientos de muertos cuando fue encarcelado. Ahora Zuma está fuera de la cárcel, y Ramaphosa está manchado con la misma brocha de la corrupción.

Hay muchas cosas que están mal en esta historia. Arthur Fraser, el ex jefe de espías que presentó la denuncia contra Ramaphosa, es un estrecho aliado de Zuma. El presidente sudafricano celebra regularmente subastas en efectivo de su ganado Ankole y de varios animales de caza en su granja, pero ¿por qué escondería el dinero en almohadas? ¿Evitar impuestos?

Se trata de un hombre que ha formado parte de docenas de consejos de administración y que supuestamente tiene un valor de 450 millones de dólares. Si quiere evadir impuestos, tiene abogados de sobra; no necesita cojines de sofá. Toda la operación de "robo", y especialmente la fuente y el momento de la "denuncia", huele a trampa política. Sin embargo, Ramaphosa está en un grave problema.

El verdadero objetivo de la operación habría sido poner de relieve la gran e inexplicable riqueza de Ramaphosa. Probablemente no infringió la ley para conseguirla, como hizo Zuma, pero no la heredó y no se la ganó trabajando duro. Simplemente le pagaron enormes sumas para formar parte de los consejos de administración, e invirtió las ganancias sabiamente.

Ramaphosa entró en esos consejos como parte del programa "Black Economic Empowerment" patrocinado por el CNA, uno de cuyos propósitos era proporcionar una fuente de ingresos fiable y de bajo perfil para su trabajo político. La mayoría de sus partidarios eran muy pobres, pero se esperaba que los elegidos para el "BEE" donaran gran parte de sus grandes ingresos al CNA.

Es menos escabroso que el camino de Zuma hacia la gran riqueza a través de la asociación con "empresarios" indios en un proyecto de "captura del Estado", pero las riquezas de ambos hombres provienen de sus vínculos con el CNA. Para el votante medio del municipio de Alexandra, los dos hombres serán exactamente iguales.

Por eso el ANC perderá probablemente su mayoría en el Parlamento en las elecciones de 2024, después de 30 años en el poder. Ya era hora, en realidad, aunque nadie sabe lo que saldrá de la caja a continuación.