"Creemos que, poco a poco, se ha avanzado un poco más, pero no hay nada que anunciar en este momento", dijo Farhan Haq, portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

Podrían ser buenas noticias, aunque desgraciadamente no son noticias de un alto el fuego en Ucrania. Ambos hablaban de un acuerdo para que los barcos puedan sacar los 25 millones de toneladas de grano que están atrapados en los puertos ucranianos por el bloqueo ruso.

No habrá bailes en las calles de Kiev por esto, pero podría haber algunos bailes en las varias docenas de países de Oriente Medio y África que se han enfrentado a la amenaza del hambre masiva, en algunos casos incluso la hambruna.

Egipto, por ejemplo, es el mayor importador de trigo del mundo. Cultiva menos de la mitad de los alimentos que consume, y cerca del 80% del grano que importa para cubrir el déficit procede de Ucrania y Rusia. Sin embargo, desde hace cinco meses no sale nada del grano ucraniano, y el precio del pan en Egipto sube rápidamente.

También es un grave problema político: los elevados precios de los alimentos desencadenaron hace doce años las revueltas contra el régimen que condujeron a la "Primavera Árabe", el derrocamiento de la dictadura de Mubarak en Egipto, y varios efectos de segundo orden como la guerra civil siria. Pero el mayor impacto del cierre del Mar Negro a las exportaciones de grano ucraniano es humanitario.

Normalmente, los puertos ucranianos del Mar Negro exportan entre cinco y seis millones de toneladas de grano al mes, pero la mayoría están ahora bajo ocupación rusa y el más grande, Odesa, lleva cinco meses bloqueado por la marina rusa.

"Antes de la guerra, más del 90% de las exportaciones agroalimentarias ucranianas se realizaban por vía marítima", explica Mariia Didukh, directora del Foro Nacional Agrario de Ucrania. Ucrania está tratando de sacar parte del grano por ferrocarril y carretera, pero "por ferrocarril o camiones es muy caro, es más largo, y las capacidades son muy, muy pequeñas".

De hecho, Ucrania sólo está sacando una quinta parte de la cantidad mensual normal. No puede ampliar la ruta ferroviaria porque el sistema ferroviario del país utiliza un ancho de vía ligeramente superior al de sus vecinos occidentales, Rumanía y Polonia. Se necesitarían 9.000 camiones al día para hacer el trabajo, y el grano que entregaran sería muy, muy caro.

Así que la reapertura del Mar Negro a los barcos que transportan grano ucraniano no es sólo una cuestión local; es una prioridad internacional. Suponiendo razonablemente que la guerra no va a cesar pronto, ¿cuáles son los requisitos para abrir un corredor seguro a través del Mar Negro desde la costa ucraniana hasta el Estrecho de Turquía y el Mediterráneo abierto?

Se necesitarían unos 500 grandes buques de carga a granel para llevar a sus destinos esos 25 millones de toneladas de grano bloqueados. Los restantes puertos controlados por Ucrania -Odesa, Yuzhne y Chornomorsk- podrían ocuparse de ello, pero se necesitaría al menos un mes para llevar esos barcos al Mar Negro y poner en marcha la operación.

Se necesitaría al menos ese tiempo para limpiar las minas que han cerrado los puertos de Ucrania y para establecer corredores "protegidos" a través del Mar Negro. (Es de suponer que la armada turca se encargaría de la protección, pero los rusos querrían controlar los barcos que llegaran para detectar entregas clandestinas de armas).

También tendría que haber un "seguro de guerra" especial para esos 500 barcos, y tendría que ser una operación continua de gran volumen, porque la próxima cosecha de grano ucraniana comienza a finales del mes que viene y los elevadores de grano todavía están llenos con la cosecha del año pasado.

La cosecha de este año se ha reducido en un 35% (la parte oriental del cinturón de trigo de Ucrania está al alcance de la artillería y el fuego de cohetes rusos), pero si los silos no se vacían pronto, una parte importante se pudrirá en los campos.

Por eso, "aún no se han resuelto todas las cuestiones", como dijo Putin el martes, pero parece querer que funcione. Lo mismo ocurre con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan. Ninguno de los dos es conocido por su compromiso con los valores humanitarios, pero ninguno de los dos quiere que se le culpe por dejar morir de hambre a millones de personas.

La situación es realmente grave. Arif Husain, economista jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, afirma que la guerra ha duplicado con creces el número de personas en "crisis alimentaria" hasta los 345 millones, de los cuales 50 millones están "a un paso de la hambruna."

Todavía no es un acuerdo cerrado, pero el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, dijo el martes que Rusia, Ucrania, Turquía y la ONU firmarán esta semana un acuerdo por el que se establecerá un corredor de exportación de grano a través del Mar Negro y se creará un centro de coordinación en Estambul. Puede que se haga realidad.