Puede que conozcas los hongos como organismos causantes de enfermedades o como setas que crecen de forma silvestre, y hay miles de ellos diferentes. La levadura que se utiliza para hacer subir la masa del pan y la pizza -o para fermentar el vino y la cerveza- también es un hongo, y algunos medicamentos, como los antibióticos, proceden de los hongos.

Sin embargo, también hay hongos que pueden atacar a las plantas y causar enfermedades. Algunos utilizan a sus huéspedes vegetales como alimento o como lugar de reproducción, causando daños a la planta.

Los hongos también pueden afectar a la calidad de las cosechas, provocando una acumulación de toxinas dentro de las plantas, siendo las toxinas producidas peligrosas tanto para los humanos como para los animales.

Los hongos pueden vivir en el interior de las plantas o en su superficie y pueden adaptarse para seguir el ciclo de vida de una planta, quizás permaneciendo en estado latente cuando la planta está inactiva, o trasladándose a otra planta durante el letargo o esperar en el suelo, alimentándose de material vegetal muerto.

A veces es difícil reconocer una infección de otra.

El agua que se deposita en las hojas puede provocar enfermedades fúngicas: ¡recuerde regar la maceta, no la planta! Verter el agua sobre la tierra de la planta y no sobre el follaje ayudará a evitar la formación de manchas de hongos.

Alrededor del 85% de las enfermedades de las plantas están causadas por organismos fúngicos, y a continuación se indican cinco de las más destacadas.

Oídio

El oídio no es mortal, pero puede hacer que tus plantas parezcan bastante enfermas, ya que está causado por las esporas de los hongos que son arrastradas por el viento.

Los síntomas se manifiestan en forma de manchas o puntos blancos y pulverulentos en la parte superior de las hojas o en los tallos, como si se tratara de un polvo de talco. Con el tiempo, las hojas se vuelven amarillentas y se retuercen. Si no se trata, se extenderá hasta incluir el envés de las hojas y las flores.

Retira las hojas enfermas con cuidado de no sacudir y esparcir las esporas y utiliza un buen spray fungicida -hay algunos que combinan un miticida y un insecticida también si los insectos se están volviendo molestos-.

Mancha negra

La mancha negra es una enfermedad común que afecta principalmente a las rosas, pero también puede atacar a otras plantas y se convierte en un problema cuando las condiciones son cálidas y húmedas.

Los síntomas suelen manifestarse en forma de manchas negras, grises o marrones que se expanden rápidamente en el haz de las hojas, y pueden presentar halos amarillentos, y las hojas se caen.

Retire las hojas caídas del suelo para evitar que se extienda, pero no las añada a su pila de compostaje, sino que deposítelas en el cubo de la basura. Trate la planta alrededor de la base con cualquier fungicida durante la primavera y el verano.

Mancha de la hoja

La mancha de la hoja es similar, normalmente causada por patógenos y, a veces, por otras causas como las lesiones causadas por los herbicidas. Los grupos más grandes de manchas foliares por hongos se denominan antracnosis o cancro y también provocan que las hojas se vuelvan amarillas y se caigan.

Esta enfermedad fúngica es inteligente y puede sobrevivir y reproducirse en los restos de plantas muertas. Las manchas suelen ser de color marrón, o incluso negro, y a menudo pueden presentar anillos concéntricos o márgenes exteriores oscuros.

Trate con un tratamiento antifúngico, prestando más atención a la base de la planta, y de nuevo riegue en la base y no sobre las hojas, manteniendo las hojas lo más secas posible.

Óxido

La roya es una enfermedad común en los rosales, entre otras, y es difícil de eliminar, pero es posible mantenerla bajo control. Suele aparecer en forma de anillos o manchas marrones en las hojas de tus plantas, y suelen empezar en el envés de las hojas, extendiéndose también a las caras superiores.

Aísle las plantas afectadas si puede, para evitar que se extienda. Incluso sin que amarilleen primero, las hojas pueden caerse al ser cepilladas o agitadas.

Retire con cuidado las hojas infectadas (procurando no sacudirlas y propagar el hongo), y una buena pulverización de fungicida alrededor de la base de la planta también puede ser de gran ayuda.

Tizón

El tizón es similar al oídio y se propaga por el viento. Provoca el pardeamiento y la posterior muerte del tejido de la planta. Hay muchas enfermedades que causan síntomas similares en las plantas, todas ellas denominadas tizones.

Tratar las plantas con un spray fungicida preventivo para el jardín a principios de la temporada, antes de que empiecen a aparecer los síntomas, puede ofrecer cierta protección.