El fenómeno fue causado por una marea alta de luna llena y se conoce como "ola de zapatillas", pero a pesar de que la ola inundó el puesto de los socorristas, el agua sólo llegó a la altura de los tobillos y nadie resultó herido, por lo que las autoridades llamaron a la calma ante la situación.