En 2001, Portugal dio un paso radical. Se convirtió en el primer país del mundo en despenalizar el consumo de todas las drogas. Según informó recientemente la revista TIME, por aquel entonces Portugal estaba sumido en la adicción a la heroína. Se calcula que el 1% de la población -banqueros, estudiantes, miembros de la alta sociedad- estaba enganchada a la heroína y Portugal tenía la mayor tasa de infección por VIH de toda la Unión Europea. "Era una carnicería", recuerda Américo Nave, psicólogo y presidente de Crescer, una ONG centrada en las prácticas de reducción de daños. En 2001, trabajaba con los adictos que vivían en el barrio. "La gente tenía llagas llenas de gusanos. Algunos perdieron los brazos o las piernas por exceso de consumo".


Todo empezó en Olhão

Según la mayoría de los informes, la crisis comenzó en Olhão. Es difícil entender por qué tuvo que ser Olhão, pero era una época próspera para esta ciudad, el turismo crecía y las divisas fluían por toda la región del sur del Algarve. Pero a finales de la década, la heroína empezó a llegar a las costas de Olhão. De la noche a la mañana, este trozo de costa del Algarve se convirtió en una de las capitales europeas de la droga: uno de cada 100 portugueses se enfrentaba entonces a una problemática adicción a la heroína. Los titulares de la prensa local dieron la voz de alarma sobre las muertes por sobredosis y el aumento de la delincuencia. La tasa de infección por VIH en Portugal se convirtió en la más alta de la Unión Europea.

En 2001, Portugal se convirtió en el primer país en despenalizar la posesión y el consumo de todas las sustancias ilícitas. En lugar de ser detenidos, los que eran sorprendidos con una provisión personal podían recibir una advertencia, una pequeña multa, o se les decía que debían comparecer ante una comisión local -un médico, un abogado o un trabajador social- sobre el tratamiento, la reducción de daños y los servicios de apoyo que estaban a su disposición.

Se trataba de un enfoque revolucionario en el tratamiento de las drogas. Es importante señalar que Portugal estabilizó su crisis de la droga, pero no la hizo desaparecer. Los índices de muertes, encarcelamientos e infecciones relacionadas con las drogas cayeron en picado, pero Portugal seguía teniendo que hacer frente a las complicaciones sanitarias del consumo de drogas a largo plazo.


La diferencia entre legalización y despenalización

Lo primero que hay que entender es que la despenalización en Portugal elimina las sanciones penales contra el consumo personal de drogas. Una persona que posea una droga por debajo de una cantidad específica no será procesada (definida como el valor de 10 días para uso personal). Sin embargo, esto no significa que nunca se detenga a personas por delitos o comportamientos relacionados con las drogas. Mientras que el consumo de drogas está despenalizado, no ocurre lo mismo con la venta de drogas.

Los lectores probablemente sabrán que en ciertas zonas, la compra de drogas no es un gran problema. Se aborda a la gente en la calle, especialmente en las zonas turísticas. Esto es ilegal y conlleva un proceso penal.


Cómo trata Portugal a los consumidores de drogas

La base de la actitud de Portugal hacia los consumidores de drogas es tratarlos en lugar de encarcelarlos. Esto se organiza principalmente a través de los servicios de la red pública de tratamiento de la dependencia de sustancias ilícitas, dependiente del Instituto de Drogas y Toxicomanías, y del Ministerio de Sanidad. Además de los servicios públicos, la certificación y los protocolos entre las ONG y otros servicios de tratamiento públicos o privados garantizan un amplio acceso a servicios de calidad controlada que abarcan varios métodos de tratamiento. Los servicios públicos prestados son gratuitos y accesibles para todos los consumidores de drogas que busquen tratamiento.

Hay 73 centros de tratamiento especializados (comunidades terapéuticas públicas y privadas certificadas), 14 unidades de desintoxicación, 70 centros públicos de consulta externa y 13 centros de día acreditados. Portugal está dividido en 18 distritos. La cobertura del tratamiento ambulatorio de las drogas es total en prácticamente todo Portugal.

El llamado "tratamiento de sustitución" está ampliamente disponible en Portugal, a través de servicios públicos como los centros de tratamiento especializados, los centros de salud, los hospitales y las farmacias, así como algunas ONG y organizaciones sin ánimo de lucro.


¿Por qué otros países no siguen la estrategia de Portugal?

Las cifras oficiales muestran que el enfoque de Portugal hacia los consumidores de drogas es muy exitoso. Hay que preguntarse por qué el resto del mundo no adopta el enfoque de Portugal.

El New York Times informó: "Mucha gente también está viniendo a Portugal para explorar cómo podría ser un enfoque más inteligente y orientado a la salud. Delegaciones de todo el mundo vuelan a Lisboa para estudiar lo que ahora se denomina el "modelo portugués". Al principio, Portugal fue reprendido en todo el mundo por su experimento, como un eslabón débil en la guerra contra las drogas, pero hoy es aclamado como un modelo. Uno de los atractivos del enfoque portugués es que resulta incomparablemente más barato tratar a las personas que encarcelarlas. Según el New York Times, el Ministerio de Sanidad de Portugal gasta menos de 10 dólares por ciudadano al año en su exitosa política de drogas. Mientras tanto, Estados Unidos ha gastado unos 10.000 dólares por hogar".

Una cuestión que parece ser el tema o la legalización de la venta de marihuana. Muchos informes que he leído parecen decir que si despenalizan el consumo personal de drogas deberían, al menos, legalizar la venta de marihuana, algo que pocos países desean hacer. Holanda lo ha hecho, pero pocos quieren seguirlo. Esto parece un pensamiento confuso, por decir lo menos.

Portugal lo ha hecho bien, la gran mayoría de los gobiernos están de acuerdo, pero no seguirán el ejemplo de Portugal. Hay que preguntarse por qué no.