Hay tres elementos esenciales para todo cultivo de plantas: luz, nutrientes y humedad. El calor y la sequía pueden hacer que te plantees reducir tu huerto, pero no abandones tus planes de cultivo. Si eliges hortalizas tolerantes a la sequía y desarrollas un buen esquema, podrás seguir cultivando algunas verduras sin que el consumo de agua se dispare.

Plantación y tiempo de plantación

Compra plantas jóvenes en lugar de semillas, lo que acortará el tiempo de cultivo, y es posible que tu vivero o mercado local ofrezca una serie de verduras tolerantes a la sequía que ya tienen una ventaja en su crecimiento; de esta forma puedes ahorrarte uno o dos meses de riego.

Si eliges una hortaliza que sea conocida por su rápida maduración, como el calabacín (que tarda 60 días desde la semilla hasta el fruto), tendrás una cosecha al mes de haberla plantado.

Si tienes que plantar a partir de semillas, elige hortalizas que pasen de la semilla a la cosecha en poco tiempo, como los rábanos, que pueden cosecharse en menos de 30 días.

Busca variedades de plantas y semillas resistentes a la sequía. Plantemos variedades de hortalizas "en mata", como los pimientos: ahorrarán espacio, necesitarán menos agua y darán mayores rendimientos. Las variedades de nuestra zona mediterránea son muy apreciadas por su tolerancia a la sequía.

Planta plantas comestibles de bajo consumo de agua, como espárragos, acelgas, berenjenas, coles y tomates romanos. Considera también la posibilidad de plantar menos, así no tendrás que regar tan a menudo ni producir de más y desperdiciar tus cultivos.

Espacio cerrado

Una zona vallada puede ofrecer sombra o proteger del viento, y los bancales elevados con una base sólida cubierta con una capa de mantillo pueden ser una forma de reducir la evaporación del agua, con agujeros de drenaje en los laterales a un par de centímetros por encima de la base para evitar que se escurra tanta agua.

Prueba a plantar en "bloque", con plantas o semillas en forma de cuadrícula en lugar de en hileras, o incluso en forma hexagonal, para que el riego sea más eficaz.

Una alternativa novedosa es la forma de plantar "Las tres hermanas": plantas maíz, judías y calabazas en la misma "colina". El maíz proporciona la estructura para que los frijoles trepen, los frijoles aportan nitrógeno al suelo y la calabaza proporcionará la cobertura del suelo para refrescarlo. Otra forma de conseguir tu objetivo.

Tiempos de riego

No riegues durante el calor del día, sino a primera hora de la mañana. El agua empapará el suelo y, si el follaje de la planta se moja, se secará, lo que ayudará a evitar enfermedades.

Regar a primera hora de la tarde es la segunda mejor opción, pero prepárate: ¡estás fomentando las condiciones para las enfermedades fúngicas y los caracoles!

Riegue de forma eficiente: pruebe con una manguera de remojo, que reducirá el consumo de agua a la mitad. Coloque la manguera en el suelo y cúbrala con mantillo. Aplicarás el agua directamente a la tierra y el mantillo ayudará a mantener la humedad en el suelo. Sin embargo, cuando las plantas empiecen a florecer, aumenta el riego para ayudar a cuajar los frutos. Recuerda que los tomates necesitan un riego constante durante la fructificación.

Controla las malas hierbas Durante un periodo de sequía, pueden competir con las plantas del jardín por la humedad, los nutrientes y la luz solar. Si las eliminas, estarás ayudando a la planta a tener un fácil acceso a los elementos esenciales durante las condiciones climáticas estresantes.

Utilizar el riego por hilo

¿Has probado a regar con hilo? Verduras como las judías, los guisantes, los tomates, los calabacines, las calabazas y las calabazas pueden regarse de esta manera.

A lo largo de la parte superior de la malla de sombra o de la valla, coloca tubos de PVC, tapados en un extremo, y unidos a un cubo con tapa de un galón en el otro. Cada tubo tiene agujeros muy pequeños, de menos de 1 mm de diámetro. En cada uno de los agujeros, ata un hilo grueso y llévalo hasta la base de la planta, clavándolo en el suelo con un clavo de 15 cm.

Llene el cubo cada noche: un solo galón de agua puede regar toda una hilera durante 24 horas con mínimas pérdidas. La tapa cumple la doble función de impedir la evaporación y evitar la cría de mosquitos.

El riego por mecha para las plantas en maceta es útil para los jardineros de los balcones: ¡hay multitud de consejos en Internet!