Un nuevo movimiento medioambiental

En una declaración a The Portugal News, el movimiento ecologista ClimAção aclara que no apoya plenamente el proyecto de implantación del Metrobús en la ciudad estudiantil, por razones medioambientales.

ClimAção surgió en diciembre de 2018, a partir de "un grupo de personas" que ya reivindicaban cuestiones ambientales, según explicó Miguel Dias, uno de los fundadores del grupo. En este contexto, los miembros del movimiento decidieron reunir a más personas para la causa, a través de un grupo de Facebook. A pesar de que su génesis fue a través de las redes sociales, ClimAção no se limita a protestar sólo a través de las redes sociales.

Según Miguel Dias, el movimiento suele intentar presionar a los ayuntamientos, además de colaborar con otros grupos ecologistas, "con el foco puesto en el cambio climático". El grupo, que en Facebook lleva el nombre de ClimAção Centro, tiene como principal objetivo la ciudad de Coimbra, a pesar de haber realizado ya acciones en Figueira da Foz.

En este momento, el grupo está priorizando la lucha contra la tala de árboles, incluso en el proyecto del Metro Mondego. En este contexto, el 16 de agosto, el grupo, a pesar de la época de vacaciones, consiguió reunir a "más de un centenar de personas" que "se abrazaron a los cinco plátanos que se pretenden talar". Los plátanos se encuentran en Ínsua dos Bentos, junto a la Avenida Emidio Navarro, en una rotonda.

Consecuencias para la ciudad

En declaraciones a The Portugal News, Nuno Martins, arquitecto y miembro de ClimAção, reveló que los árboles que van a ser talados "son históricos", además de "tener un contexto histórico y estar implícitamente protegidos", en una ciudad "que es patrimonio mundial de la humanidad". Según el arquitecto, el proyecto del Metro Mondego no puede considerarse "un programa de movilidad", si puede "contribuir al cambio climático".

Según Nuno Martins, los incendios forestales siempre han existido, y los pirómanos siempre han sido detenidos, sin embargo, según el arquitecto, la escala de las catástrofes causadas nunca alcanzó el nivel actual. En este contexto, Nuno Martins cree que la magnitud de los incendios forestales se debe a los bajos niveles de humedad, que podrían ser sustituidos por árboles. Por lo tanto, la tala de "673 árboles" contribuirá a aumentar el cambio climático, dijo a The Portugal News.

Además de la cuestión medioambiental, Nuno Martins afirma que los árboles afectan a uno de los edificios más emblemáticos de Coimbra. El lugar donde se plantan los árboles se refiere a lo que antiguamente se describía como "la fachada de la estación de tren", es decir, una avenida junto a la estación de tren llamada Estação Nova, que en el siglo XIX tuvo una gran importancia.

¿Qué dice el Ayuntamiento?

La tala de los árboles ha sido exigida por el grupo, que pretende impedir la tala de los plátanos en Ínsua dos Bentos, en Coimbra. La tala de árboles forma parte del proyecto del Metro Mondego, que según Miguel Dias, no se puede cambiar, ya que el ayuntamiento dice que cambiar el proyecto sería costoso, lo que perjudicaría al Ayuntamiento de Coimbra. Esta misma información fue confirmada por una fuente vinculada al Ayuntamiento de Coimbra a The Portugal News.

Miguel Dias revela a The Portugal News que las actuales autoridades locales se oponían y tenían quejas similares a las de ClimAção, concretamente en la falta de aclaración, ya que se transmitió poca información sobre el proyecto a la población. Sin embargo, Miguel Dias afirma que en lo que respecta a ciertas medidas, como oposición, el actual ejecutivo echó en falta algunas medidas, a nivel medioambiental. Sin embargo, el Ayuntamiento de Coimbra dijo a The Portugal News, a través de un comunicado, que "el actual ejecutivo como oposición", utilizó varios medios para expresar "el desacuerdo con la forma en que se llevó a cabo el proceso". A través de las redes sociales, y de artículos de opinión, entre otros medios, el actual ejecutivo denunció las debilidades del proyecto, incluyendo "las dificultades de acceso a la información". La misma fuente también revela que algunas de las ideas del actual presidente fueron aceptadas, mientras que otras fueron ignoradas por el anterior ejecutivo.

El comunicado del ayuntamiento de Coimbra revela que José Manuel Silva es un "defensor de las causas medioambientales" y que durante su mandato ya ha demostrado que el medio ambiente es una de sus prioridades. Por ello, el Metro Mondego será una forma de crear una alternativa sostenible al tráfico de la ciudad. El Ayuntamiento de Coimbra está de acuerdo "en que los proyectos deberían haber sido ampliamente abiertos a la discusión pública", sin embargo, los proyectos ya están aprobados y cualquier cambio "es incompatible con los plazos impuestos por los programas de financiación".

En cuanto a la tala de árboles, el ayuntamiento de Coimbra garantizó que por cada árbol cortado "se plantarán tres nuevos" para garantizar un "balance medioambiental" positivo.