Como uno de los halcones que convenció a George W. Bush de invadir Irak, demostró ser un mal y peligroso asesor: invariablemente se inclinó por la opción militar más dura.

Tampoco se cubrió de gloria en 2018-19 como el tercero de los cuatro asesores de Seguridad Nacional de Donald Trump, de gran rotación. Fue él quien incitó a Trump a romper el tratado que limita las actividades nucleares de Irán y a reimponer las sanciones. Si el tratado no se reactiva e Irán consigue armas nucleares, él es el motivo.

Sin embargo, John Bolton es muy útil para predecir lo que podrían hacer otros tramposos y despiadados. Tal y como se veían las cosas en julio, un cese del fuego ruso por sorpresa en octubre era realmente una pesadilla potencial para Ucrania, y seguía siendo una amenaza plausible hasta hace sólo una semana.

A mediados de julio, la ofensiva rusa se estaba deteniendo en todos los frentes, pero para entonces Moscú controlaba alrededor del 20% del territorio de Ucrania (contando Crimea y las partes del este de Ucrania que ya había tomado en 2014). Además, Rusia controlaba casi toda la costa ucraniana, dejándole solo Odesa y algunos puertos satélite en el extremo occidental.

Por otra parte, el ejército ruso estaba agotado y desmoralizado, y había pocas esperanzas de que pudiera realizar nuevas conquistas en Ucrania. Se desconoce si estas realidades estaban claras para el presidente ruso Vladimir Putin, pero sus viejos compañeros del FSB (antiguo KGB) probablemente le habrían mantenido informado.

Así que, según los cálculos de John Bolton, la mejor opción para Putin sería diseñar un alto el fuego que congelara las líneas de batalla donde están ahora. Esto privaría a los ucranianos de la oportunidad de lanzar su largamente prometida contraofensiva, dejaría una gran parte de su país en manos rusas y daría a Moscú tiempo para reconstruir su ejército.

Putin podría fácilmente hacer pasar esto como una victoria, ya que daría a Rusia mucho más terreno y debilitaría enormemente a Ucrania. Incluso podría atribuirse el mérito de haber actuado para salvar muchas vidas. Y como nunca dejaría que el alto el fuego se convirtiera en un acuerdo de paz formal, podría reiniciar fácilmente la guerra una vez que sus fuerzas armadas estuvieran listas.

En cuanto a los ucranianos, se quedarían insistiendo en que la guerra debe continuar porque aún no han recuperado su territorio, a lo que el resto del mundo (incluida la mayoría de sus actuales partidarios) podría y habría respondido que no hay pruebas de que puedan hacerlo nunca. Es hora de ser "realistas" y salvar lo que se pueda de los restos.

Los gobiernos europeos también señalarían tranquilamente a Kiev que todos sus votantes se enfrentan a un largo y duro invierno con escasez de energía y una inflación galopante, pero la mayor parte de esas dificultades se desvanecerían si cesaran los disparos y se pusiera fin a las sanciones a Rusia. Por favor, no sean "irracionales".

No dirían abiertamente que el flujo de armas y dinero se ralentizará o se detendrá si los ucranianos no entran en razón, pero nunca hay que decir esas cosas en voz alta. Y al final, Ucrania tendría que ceder.

Esa era la pesadilla de John Bolton, y era totalmente creíble en julio. Lo único que retenía a Putin era la esperanza de que aún podría ganar más territorio si seguía luchando. Una vez desengañado de esa ilusión, obviamente iba a optar por la opción B.

Pero ahora, de repente, esa opción le ha sido arrebatada a Putin. Los rapidísimos avances de las fuerzas ucranianas en los últimos días en el noreste, con las tropas rusas huyendo ante ellas, pueden no ser un punto de inflexión decisivo en la guerra, pero Putin sólo podía declarar un alto el fuego cuando todavía parecía tener la ventaja en los combates.

¿En qué situación quedan los ucranianos? Mucho mejor que antes, porque un alto el fuego impuesto era la mayor amenaza a la que se enfrentaban. La tentación de seguir adelante e intentar terminar la guerra ahora será fuerte, pero deberían pensarlo tres veces antes de ceder a ella.

El flujo de armas de Occidente continuará, y su ejército estará mucho más preparado que ahora para lanzar una ofensiva sostenida y decisiva en primavera. El ejército ruso podría desmoronarse con unos cuantos golpes más duros durante el invierno, pero podría no hacerlo, y un grave revés militar ucraniano reavivaría la amenaza de un alto el fuego impuesto.