En parte, el Guadiana constituye una frontera natural entre España y Portugal. Lejos de los focos turísticos, nuestro recorrido desde Vila Real de Santo Antônio (VRSA) hasta Monsaraz es una experiencia que no se puede pasar por alto.

Vila Real de Santo António es una curiosidad. Aunque la ciudad no es tan turística como otros lugares de Algarve, sería injusto sugerir que VRSA no atrae a su cuota de visitantes. Sin embargo, cabe destacar que VRSA no se siente como Albufeira o Vilamoura. Esto sin duda atraerá a aquellos que no anhelan ese ambiente de "striptease" benidormense.

Situada en el estuario del Guadiana, esta ciudad fronteriza, agradablemente relajada pero no por ello menos bulliciosa, cuenta con un puerto deportivo, un paseo marítimo junto al río y senderos de pinos cercanos que conducen por encima de unas impresionantes dunas a una extensa playa de arena (Praia Santo António). También hay un servicio regular de transbordador a la localidad española de Ayamonte, donde le espera un ligero almuerzo de tapas. De vuelta a VRSA, las noches pueden ocuparse fácilmente en algunos menús claramente portugueses que ofrecen delicias como gambas al ajillo, atún fresco y bacalhau, entre otras muchas delicias locales.

"La pequeña Lisboa"

Pase las soleadas tardes de VRSA disfrutando de una refrescante bebida o de unos aromáticos cafés bajo las suaves sombrillas de la plaza Marquês de Pombal. Sin duda apreciará el patrimonio arquitectónico de la plaza del mercado de VRSA, que se ganó el título de "Pequeña Lisboa" gracias a la influencia de dicho Marqués, que supervisó la reconstrucción de Lisboa y de VRSA tras el terremoto de 1755.

La prosperidad de la ciudad se basó en su día en los ingresos procedentes de las conserveras de pescado. Esta industria desapareció en la década de 1960, dejando parte de la zona ribereña de VRSA con un aspecto decididamente abandonado. Hoy en día, el turismo proporciona a la ciudad nuevas oportunidades, lo que ha hecho que algunos de los hoteles más cercanos a los servicios centrales de la ciudad hayan sido reformados en profundidad. Ofrecen a los afortunados huéspedes un alojamiento de lujo con piscinas de última generación y bares en la azotea.

A pocos minutos río arriba se encuentra el antiguo puerto fluvial de Castro Marim. Esta pequeña ciudad se asienta junto a unas vastas marismas muy conocidas por los ornitólogos, que suelen visitar la zona para observar grandes bandadas de flamencos. Desde el elevado castillo medieval de la ciudad hay unas vistas espectaculares del río hacia Ayamonte, así como de vuelta hacia VRSA a través de las marismas.

El Puente Internacional del Guadiana preside de forma espectacular estas grandes vistas mientras los carriles de tráfico intenso cruzan libremente entre España y Portugal. Como muchos otros lugares de este rincón del Algarve, a menudo caluroso, los habitantes de Castro Marim cosechan ese recurso favorito de los algarvíos: la sal marina. Se cosecha de forma natural dejando que el agua del mar se evapore de las lagunas poco profundas creadas por el hombre, produciendo así cristales de sal blanca y pura. Otra de las muchas bondades naturales de Portugal.

Una delicia inesperada

A continuación, las delicias inesperadas de Alcoutim. Aquí, es fácil hacer un breve viaje en barco a través de este estrecho tramo aguas arriba del río hasta la ciudad andaluza de Sanlúcar de Guadiana. Vale la pena mencionar que parte del trayecto de 40 km entre Castro Marim y Alcoutim puede realizarse por una carretera secundaria que bordea la orilla del río (EM507). Hay que tener en cuenta que se trata de una carretera bastante estrecha y antigua, pero que, sin embargo, ofrece un paisaje rural bastante espectacular. Hay innumerables plantaciones de naranjas, así como olivares y almendros. También vimos algunos bonitos jardines llenos de higos y albaricoques, lo que hace que este sea uno de los recorridos ribereños más pintorescos que se puedan imaginar. Merece la pena recorrerlo.

Para ser una ciudad pequeña, Alcoutim ofrece unas vistas impresionantes de España y Portugal. Dos deslumbrantes pueblos encalados resplandecen bajo el cálido sol ibérico mientras toman el sol en las orillas opuestas del glorioso y verde río que serpentea suavemente. Sanlúcar y Alcoutim exhiben con orgullo sus respectivos castillos, que casi se hacen muecas desde el otro lado del río. Me imagino que estas antiguas fortificaciones seguirán asumiendo su papel de orgullosos guardianes de estas tierras fronterizas ibéricas. Por suerte, todos somos perfectamente bienvenidos a ambos lados en entornos hermosos y acogedores, llenos de muestras florales y espacios verdes. El río es simplemente un telón de fondo soleado, rodeado de bares, cafés y restaurantes. Alcoutim y Sanlúcar son una visita obligada. Me encanta esta hermosa región.

Este viaje por carretera es un poco como el propio Guadiana, porque la ruta puede, si lo desea, serpentear entre España y Portugal. Permite a los participantes aprovechar un agradable escenario de "lo mejor de ambos mundos". Los majestuosos paisajes del Parque Natural del Valle del Guadiana, en el Alentejo, ofrecen vistas de los cielos nocturnos más impresionantes que jamás haya experimentado. ¡Esto es astronomía en ultra alta definición! Puedes saludar a otras civilizaciones en planetas lejanos y probablemente podrán verte y devolverte el saludo. Con un amigo entusiasta y aficionado a la astronomía, conseguí identificar Andrómeda, Tauro, Pegaso, la Vía Láctea, el Arado, la Estrella Polar y algunos planetas. Pudimos verlo todo. Luego, durante las calurosas horas del día, las águilas reales, los cernícalos e incluso los buitres cabalgan por las térmicas del Guadiana a su paso por algunos de los paisajes más espectaculares del Alentejo.

Llanuras onduladas

Un poco más al norte, el Guadiana se aleja de la frontera española y se adentra en el campo alentejano. Mértola está a sólo 37 km de Alcoutim y se encuentra en el límite del parque natural. Se trata de un pueblo con un laberinto típicamente ibérico de calles estrechas y empedradas, tiendas locales y algunos edificios de aspecto bastante rústico que a menudo albergan pintorescos bares y tiendas de vinos (garrafeiras). Los bares y las cafeterías suelen ser frecuentados por algunos hombres mayores, muy amables, que disfrutan de unas cervezas heladas durante las calurosas tardes alentejanas.

La región de Mértola es conocida por la caza en sus vastas llanuras onduladas. Los interminables matorrales de enebros, jaras, eucaliptos y pinos proporcionan un excelente refugio para especies cinegéticas como el jabalí, la perdiz roja, la liebre y el gamo. Mértola es una ciudad reconocida por su tradición cinegética y a menudo se la conoce como la capital portuguesa de la caza. La caza aparece a menudo en los menús de los restaurantes locales, con murales y esculturas de dichas criaturas repartidas por los alrededores.

Mértola ofrece aún más vistas elevadas del Gaudiana, con bonitos muelles y embarcaderos que siguen siendo utilizados por una serie de pequeñas embarcaciones que atraviesan habitualmente este tramo navegable del río. La ciudad fue en su día un importante puesto comercial que transportaba cereales y otras mercancías río abajo hacia los puertos del Atlántico.

Perdido en el tiempo

Una hora más de viaje nos lleva al norte, a Monsaraz. Esta es otra antigua y encantadora ciudad perdida en el tiempo. Se trata de una fortificación amurallada construida a propósito en un terreno elevado a unos 600 metros sobre la inmensa llanura alentejana. Las calles encaladas hacen de la ciudad elevada un lugar surrealista e idílico para admirar las impresionantes vistas de la presa de Alqueva y el paisaje circundante.

A pesar de que Monsaraz fue nuestra última parada, nuestro viaje no terminó allí. Nos dirigimos hacia Elvas y el inmenso Acueducto de Amoreira, optando por una ruta de vuelta española a VRSA. Pero, esa es otra historia.