Desde este lugar único en el centro de Portugal podemos observar los planetas, casi tocar los cráteres lunares o contemplar los recovecos más profundos del espacio haciendo un viaje cósmico imaginario a través de nebulosas distantes hacia algunas galaxias lejanas. Este rincón especial de Portugal ofrece unas vistas impresionantes de innumerables estrellas que brillan en uno de los cielos nocturnos más claros del mundo.

El Alentejo ofrece muchas actividades alternativas si no le gusta mirar las estrellas. Si la gastronomía supera a la astronomía, le espera una gran variedad de sensaciones gustativas. Aquí, cerca de la frontera española, suele haber una fusión de delicias culinarias regionales por descubrir, con platos de Andalucía, el Alentejo y, a veces, incluso el Algarve, todo ello envuelto en un festín epicúreo.

No importa lo que haya en el menú, durante una reciente visita, disfruté de relajadas puestas de sol mientras tomaba cócteles únicos o unas cervezas heladas. Incluso participé en el surrealista pasatiempo de catar vinos a ciegas, a la luz de las estrellas. Con la copa en la mano, me imaginé que esta fabulosa región podría haber sido del agrado del difunto Dr. Carl Sagan. No sólo era un astrónomo legendario, sino también un gran historiador y un reconocido visionario. Hizo accesible la astronomía poniendo las ideas en contexto. La serie de televisión "Cosmos" fue una revelación absoluta para muchos aspirantes a astrónomos.

Una vida compleja

Es difícil no dejarse influir por una mente tan grande como la del Dr. Sagan. Incluso antes de leer su obra, mis sentimientos se inclinaban hacia la noción de que el universo es fundamentalmente hostil a la vida terrestre. Sin embargo, Sagan señaló que sólo tenemos "vida compleja" en la Tierra como punto de referencia para probar cualquier teoría sobre la capacidad del universo para albergar vida. Es probable que la mayor parte de lo que se encuentra más allá del santuario de nuestro "punto azul" resulte letal para la vida terrestre compleja que, a lo largo de millones de años, ha evolucionado para vivir sólo en la Tierra. Del mismo modo, es probable que el entorno terrestre sea hostil para los extraterrestres; un escenario brillantemente descrito por H. G. Wells en La guerra de los mundos.

¿Quizás la vida microbiana simple sea común incluso en nuestro propio sistema solar? Pero la evolución de la vida compleja necesitaría ciertas condiciones para prevalecer, todas ellas dependientes en gran medida del azar. Por eso siempre he creído que la presencia de "vida compleja" en el universo podría ser rara. Pero, el universo es más que inmenso. Entonces, ¿cuál es la definición de raro en ese contexto?

Luego está la cuestión de cómo la vida compleja puede considerarse inteligente. ¿Qué se considera "inteligente" y quién lo juzga? ¿Quizá lo único que se necesita para ser considerado inteligente es poseer un instinto de supervivencia? A fin de cuentas, ¿de qué sirve la apreciación del arte, la cultura, la música, la literatura, etc., a la mayoría de las formas de vida de la Tierra, y mucho menos a los extraterrestres? Los extraterrestres probablemente tendrían tanto aprecio por las obras de William Shakespeare, Picasso o Mozart como una mosca común. La supervivencia está por encima de todo. Siendo realistas, la sofisticación intelectual sólo importa dentro de ciertos segmentos de la sociedad. Sin embargo, la apreciación del arte o la cultura parece ser un punto de referencia por el que se mide ampliamente el intelecto. La sofisticación intelectual en sí misma parece superflua más allá del ámbito de la burguesía... Muchos de los industriales más ricos y destacados del mundo rara vez se consideran académicos o especialmente sofisticados. Estas personas prosperan porque son especialmente hábiles en la supervivencia.

No es un movimiento brillante

Me pregunto si algún observador extraterrestre consideraría que la humanidad es tan inteligente. Afrontémoslo, no hemos utilizado colectivamente nuestras habilidades para el bien común. Como especie, hemos devorado imprudentemente los recursos finitos y hemos saqueado el único planeta que sustenta la vida que conocemos. Al hacerlo, hemos contaminado y degradado nuestro entorno vital. No es un movimiento tan brillante.

La población humana actual supera los 7.700 millones de personas. Mantener una población tan masiva significa que la capacidad de mantener el rico tapiz de vida que hasta ahora ha sido fundamental para la salud de los frágiles ecosistemas es cada vez menor. A veces parece que la actividad humana podría ser el catalizador de la próxima extinción masiva. Todos sabemos lo que está ocurriendo, pero parece que no estamos dispuestos a detenerlo y salvar nuestro pellejo. ¿Es éste el sello de la inteligencia? Poseer la inteligencia y todo lo que ésta permite está muy bien, pero si no la aplicamos positivamente, seguramente no tiene ningún valor o incluso es perjudicial.

Entre los ingredientes esenciales para que la vida surgiera en la Tierra se encuentran la tectónica de placas, el oxígeno, la presencia de una gran luna, un campo magnético, un gigante gaseoso como Júpiter que ha desviado enormes asteroides para que no impacten en la Tierra. La vida animal tardó cientos de millones de años en evolucionar, a diferencia de las bacterias, que fueron las primeras formas de vida en aparecer. Las bacterias son extremadamente resistentes, mientras que la vida animal es frágil y sucumbe fácilmente a los cambios repentinos y severos del entorno. Por ello, la vida animal es mucho más propensa a la extinción.

La evolución humana y nuestro éxito como especie se han producido casi con toda seguridad gracias a la fragilidad de otras formas de vida animal que antaño vagaban por la Tierra. La existencia y resistencia de la vida microbiana ha actuado como una póliza de seguro de vida. Básicamente, si un grupo de formas de vida complejas lo estropean todo o son aniquiladas de alguna manera por cataclismos naturales imprevistos, los microbios sobreviven. Con el tiempo, los microbios podrían evolucionar hasta convertirse en nuevas formas complejas que podrían llegar a dominar el planeta. ¿Qué son unos cientos de millones de años entre los terrícolas?

Vastas distancias

Hemos llegado a la conclusión de que el universo es inmenso. Incluso si existen otros planetas habitables, probablemente serán pocos y estarán muy alejados entre sí. Demasiado lejos unos de otros para que sus habitantes inteligentes puedan comunicarse. Las distancias entre las estrellas, por no hablar de las galaxias, son tan inimaginablemente vastas que para cuando las señales pasen entre ellas es muy probable que esos mundos sean totalmente irreconocibles de los que enviaron originalmente los mensajes. Por lo tanto, intentar contactar con otras civilizaciones es probablemente un ejercicio infructuoso.

De todos modos, ¿confiarían los extraterrestres en la humanidad? La mayor parte de la vida animal de la Tierra ha desarrollado un miedo instintivo a los humanos. Prácticamente toda la degradación del medio ambiente y las consiguientes extinciones se han debido a la actividad humana. Aunque no pretendamos dañar deliberadamente nuestro entorno, nuestro éxito como especie ha hecho que los recursos mundiales sean insostenibles. Por tanto, los extraterrestres pueden estar eternamente agradecidos de que no hayamos "ido audazmente a donde ningún hombre ha ido antes".

¿Y? ¿Estamos solos en el universo? Mi propia conclusión sería que probablemente no. Nunca llegaremos a saber la respuesta a menos que descubramos que los Clangers realmente viven en la luna. La pregunta sería entonces, ¿quién los tejió?

Permítanme advertirles que la cata de vinos a ciegas a la luz de las estrellas podría resultar una experiencia inmensamente agradable, pero cuando se combina con los puntos más finos de la astronomía, podríamos acabar incubando muchas más preguntas que respuestas. Sospecho que, por muy agradable que fuera, no debería haberme bebido la última copa.