Al entrar en la universidad, muchos jóvenes inician una nueva etapa de su vida, con grandes retos a los que enfrentarse: vivirán lejos de casa, la familia y otras nuevas responsabilidades se avecinan.

Durante este nuevo gran paso, es importante encontrar un lugar donde vivir. Para muchos estudiantes, la universidad es la primera vez que dejan la casa de sus padres. "Antes de iniciar esta nueva andadura, es importante que los jóvenes tengan varios consejos para que esta tarea no se convierta en un problema".

Vivienda

Según DECO, hay muchas formas de investigar. En primer lugar, se pueden visitar diferentes páginas web, agencias inmobiliarias, páginas web de universidades, así como muchos grupos de Facebook donde se puede encontrar una vivienda. Las asociaciones de estudiantes también son un buen contacto.

Aparte de los pisos o habitaciones que alquilas directamente al propietario o a una inmobiliaria, hay habitaciones que te ofrece la universidad donde los precios pueden ser mucho más asequibles. Es el caso de las "residencias universitarias", en las que pagas mucho menos pero puedes tener que compartir tu habitación con un compañero.


Además, hay algunas universidades (como la de Coimbra) en las que hay "repúblicas" que son casas de estudiantes, con sus propias reglas, gestionadas por los propios estudiantes, con un fuerte vínculo con la tradición académica - esta opción también es barata, pero tendrás que tener la mente abierta para sumergirte en las tradiciones y sus reglas.

También hay proyectos de acción social que te permiten compartir alojamiento con una persona mayor y no tienen gastos asociados. Es una opción para los estudiantes becados que tienen que solicitarla.

Alquileres

El DECO sugiere "visitar personalmente las distintas viviendas para analizar sus condiciones reales". El DECO cuenta con una Oficina de Atención al Consumidor dispuesta a darle todas las respuestas que necesite. Antes de decidirse, haga una estimación del coste del viaje entre su casa y la universidad".

Además, DECO te sugiere que no aceptes un alquiler sin un contrato en condiciones, en el que estén escritas todas las condiciones, incluido el estado de la casa en el momento de la entrega, y una lista de los muebles y el equipamiento incluidos".

Para asegurarse de que esta información está clara, DECO aconseja a los consumidores que tomen fotografías de la casa. Después, "adjúntelas al contrato de alquiler y llévese una copia para tener una prueba del estado de la habitación/apartamento antes de empezar a alquilar. Esto le ayudará a evitar problemas con la fianza al final del alquiler".

Tener un documento escrito también es importante para deducir los gastos del alquiler en Hacienda (declaración de la renta).

"Si reservas a través de una plataforma digital, recuerda que es importante leer bien las condiciones de uso y la política de cancelación, que pueden variar según el proveedor del alojamiento. Pero no olvides que siempre debes pedir permiso al propietario", señalan desde DECO.


Servicios públicos

En la mayoría de las opciones de alojamiento para estudiantes, los gastos de agua, electricidad y gas ya están incluidos en el alquiler que se paga. Sin embargo, la Guía DECO alerta a los jóvenes sobre lo que deben tener en cuenta en relación con estos servicios.

Es importante tener en cuenta que si estos servicios no están incluidos en el alquiler, será necesario firmar un contrato de alquiler para obtener estos servicios. Cuando se firma un contrato para el suministro de uno de estos servicios, se es responsable de su pago, incluso si se comparte la vivienda con otros compañeros. "Procure llevar un control del consumo de estos servicios y, en el mejor de los casos, podrá enviar las lecturas del contador con antelación para evitar estimaciones y facturas muy elevadas", señala DECO.

Averigüe también si tiene derecho a la tarifa social de Internet. Esto puede ayudarle a ahorrar "unos cuantos euros". Los servicios de telecomunicaciones (televisión, internet y telefonía móvil...); pueden tener o no un contrato vinculante y, por tanto, son más baratos. Si hay contrato vinculante, significa que tienes que permanecer con el contrato durante un periodo determinado, (seis o 12 o 24 meses), según el DECO.

Bancos

¿Sabías que hay bancos que son socios de algunos centros educativos y tienen cuentas especiales para jóvenes con condiciones atractivas?

"Normalmente no tienen mantenimiento y dan acceso a una tarjeta de débito sin tener que pagar una cuota anual. Además, permiten realizar las principales operaciones del día a día de forma gratuita. Pero la cuenta de estudiante y sus beneficios no son eternos", dice DECO. Cuando llegues a cierta edad o termines la carrera empezarás a pagar.


"Te aconsejamos que compares los costes asociados (por ejemplo, la comisión de apertura, la cuota anual de la tarjeta y las transferencias), optando por la más favorable".

Ventajas de ser estudiante

La época de estudiante es única y nunca se olvidará: no importa la edad que tengas, siempre recordarás esos días. Aunque es tiempo de trabajar duro en las asignaturas, también es tiempo de hacer nuevos amigos, divertirse y disfrutar de los muchos descuentos que se hacen especialmente para los estudiantes en lo que se refiere a comida, transporte público, cuentas bancarias, etc.