Situados en zonas costeras, los faros iluminan el camino y son señales de que se acerca una zona cercana a la costa. Portugal cuenta con un extenso litoral, por el que navegan muchas personas que necesitan un poco de orientación, sobre todo de noche.

Los edificios, situados en lugares altos, suelen tener forma de torre y emanan una potente luz, que ilumina una extensa zona de oscuridad. En Portugal, se pueden visitar varios faros para entrar y apreciar la tecnología del lugar, además de disfrutar de un magnífico paisaje marítimo.

Faro de Barra, Ílhavo

El mayor faro del país se encuentra en el distrito de Aveiro, en el municipio de Ílhavo, en la Praia da Barra. La torre luminosa fue construida en el siglo XIX, entre 1885 y 1893, época de muchos accidentes marítimos en la región, lo que obligó a construir una torre de 62 metros. Además de ser el mayor faro de Portugal, es el segundo más alto de la Península Ibérica. Fue construido en piedra y pintado con franjas intercaladas entre el blanco y el rojo e instalado con un foco capaz de iluminar hasta 43 kilómetros de distancia.




Faro de Cabo Carvoeiro, Peniche

En el distrito de Leiria se encuentra uno de los faros más antiguos de Portugal, cuya construcción data de 1758 y se terminó en 1790. El faro fue automatizado en 1988, es decir, ya no es necesaria la presencia de un farero que garantice la iluminación de la zona. Está situado a 57 metros sobre el nivel del mar y la torre tiene 27 metros de altura, con un alcance lumínico de 27 kilómetros. Hasta 1865, existía, junto al faro, la iglesia de Nossa Senhora da Ermida, sin embargo, acabó en ruinas. El Faro de Cabo Carvoeiro tiene la particularidad de contar con un GPS, desde 2002, que funciona conjuntamente con el GPS instalado en el Faro de Sagres, ambos sistemas permiten la cobertura GPS en todo el territorio de Portugal continental.




Faro del Cabo de Santa María, Faro

Este faro está situado en la famosa Ilha do Farol, a la que sólo se puede acceder en barco, y fue construido en 1851. En 1922 se aumentó la torre en 12 metros, por lo que el faro tiene una altura de 46 metros. Está situado en una zona muy cercana a la playa, y ha resultado ser una atracción turística muy popular para quienes visitan Faro. Hasta el año 2001, tenía un alcance luminoso de 27 kilómetros, sin embargo, fue en ese año que el faro fue desactivado, por no ser de interés para la navegación en la región.




Faro de Arnel, Nordeste

Situado en la Región Autónoma de las Azores, en la isla de São Miguel, se encuentra el Faro de Arnel, que está en funcionamiento desde 1876, siendo el primer faro que se construyó en las Azores. Con una altura de 15 metros, toda la torre está decorada con accesorios religiosos, concretamente cruces de Cristo. La visita al lugar es obligada en varias ocasiones, no sólo para apreciar la belleza arquitectónica de la infraestructura, sino también para conocer la vida de los fareros, que están en el faro las 24 horas del día, asegurando el buen funcionamiento del foco luminoso, que llega a 35 kilómetros de distancia.




Faro de Ponta da Barca, Ponta da Barca

También se encuentra en la Región Autónoma de las Azores, pero en la isla Graciosa. Fue construido a 71 metros sobre el nivel del mar, con una torre de 23 metros de altura. La torre, estrecha, con franjas blancas y grises, comenzó a funcionar en 1930. Actualmente tiene un alcance lumínico de 37 kilómetros. En 1999 fue automatizado y sigue siendo el faro con la torre más alta de la Región Autónoma de las Azores, que ya fue destruido en 1978 a causa de una fuerte tormenta que causó daños en el faro y en las casas de los fareros, que prestaban servicio antes de la automatización del Faro de Pontada Barca.




Para visitar

Los faros, en todo el país, se pueden visitar cualquier miércoles de 14 a 17 horas, aunque puede haber excepciones, por ejemplo, para viajes de grupos.