ElBanco de Portugal publicó una nueva edición de su podcast en la que afirma que los billetes dañados por inundaciones en viviendas y establecimientos comerciales pueden recuperarse con el servicio de valoración de billetes del Banco de Portugal.

Entrevistado en el podcast, el coordinador del área operativa de efectivo, José Luís Ferreira, dijo que "hay evidencias de que las recientes inundaciones en Lisboa aumentaron ligeramente la entrega de billetes mojados" y que el banco central "espera que las inundaciones que están ocurriendo en el Norte del país también puedan promover un movimiento de aumento del servicio".

Cualquier ciudadano que tenga billetes accidentalmente destruidos o mutilados (dañados por la humedad, quemados, comidos por animales, entre otros motivos) puede enviarlos al Banco de Portugal para que sean valorados (puede entregar los billetes en una sucursal del BdP o enviarlos por correo).

Para que un billete en euros pueda ser valorado, debe poder reconstituirse más del 50% de la superficie para poder garantizar su autenticidad mediante elementos de seguridad (en el caso de los billetes en escudos era del 75%).

Si es posible valorar el billete, se destruye y se entrega a los ciudadanos el importe correspondiente. En el caso de un billete de 20 euros, aunque sólo sea visible la mitad, se abona la cantidad de 20 euros en la cuenta del propietario del billete. Si los billetes son irreconocibles, se consideran perdidos, luego se destruyen y el propietario no recibe ninguna indemnización.


El servicio de recuperación de billetes recuperó 324.853 billetes entre 2002 y 2021, habiendo devuelto casi 12,6 millones de euros a ciudadanos que habían destruido o mutilado billetes de euros y escudos.

Solo en los incendios de 2017, 4.022 billetes llegaron al Banco de Portugal para ser valorados.

Todos los casos de billetes destruidos que llegan al Banco de Portugal para ser valorados son comunicados a la Unidad de Información Financiera de la Policía Judiciaria(PJ) y al Departamento Central de Investigación y Acción Penal(DCIAP), para prevenir posibles delitos. Al entregar los billetes, los ciudadanos tienen que rellenar un formulario con sus datos y el contexto en el que fueron destruidos. Si el efectivo ha sido dañado deliberadamente no podrá ser repuesto.