Toda Europa se estaba recuperando de los impactos de la pandemia cuando Ucrania fue atacada por Rusia. Desde entonces, casi tres meses después, las consecuencias económicas se han extendido por toda Europa. Sin embargo, Portugal sigue estando a la cola de los países vulnerables a este conflicto.

"Como reflejo de la proximidad geográfica y de los importantes lazos comerciales, la guerra en Ucrania pesa sobre la economía europea con mayor intensidad que sobre otras grandes economías, como la estadounidense o la china. A su vez, dentro de la UE, los Estados miembros tienen diferentes grados de exposición a algunos de los canales de transmisión del impacto de la guerra", señala el informe.

En un gráfico realizado por la Comisión Europea, los países bálticos y los de Europa Central y Oriental aparecen como los más vulnerables. La razón puede ser la alta intensidad energética de sus economías y la importancia de Rusia en el comercio.

Entre los Estados miembros más grandes, Polonia es el país más vulnerable debido a la alta exposición del comercio con Rusia, así como a la importancia de la energía rusa en el consumo energético de los ciudadanos. A Polonia le siguen los Países Bajos, Alemania e Italia, con una exposición en línea con la media europea. "Todavía en las grandes economías, Francia y España están entre las menos expuestas", añadieron.

En cuanto a las grandes economías: "Para los Países Bajos, la vulnerabilidad está relacionada en gran medida con los activos y la vulnerabilidad de los hogares a los altos precios de la energía, mientras que para Italia y Alemania refleja una combinación de la importancia de las importaciones de gas ruso en la energía bruta disponible, la exposición de los activos y la vulnerabilidad de los hogares. Por último, Francia y España aparecen, por término medio, como los grandes Estados miembros de la UE menos expuestos", señala el informe.

Portugal y Malta "cierran la clasificación" como los Estados miembros de la Unión Europea menos expuestos a los efectos de la guerra. Esto puede explicar que la economía portuguesa sea la que más crezca (5,8%) en 2022, según las previsiones de la Comisión Europea publicadas el 16 de mayo, y que al mismo tiempo sea el país con la menor tasa de inflación (4,4%).

En su análisis de la economía portuguesa, los expertos europeos reconocen los riesgos. Sin embargo, "teniendo en cuenta la escasa exposición directa de Portugal a la región afectada, estos riesgos son sobre todo indirectos, derivados de los precios de las materias primas, la seguridad de los suministros y la incertidumbre de la demanda mundial", explica la Comisión Europea.