Según la OMS en Europa, se prevé que la tendencia al aumento del número de nuevos casos de Covid-19, que se triplicó en la región en las últimas seis semanas, continúe con el fin de las vacaciones de verano, la reapertura de los colegios y una mayor interacción social en espacios cerrados con la llegada del frío.

Junto al aumento de los casos, la "disminución de la vigilancia del virus" augura "un otoño e invierno difíciles" en Europa, según el director de la OMS para Europa, Hans Kluge, que instó a los países a "responder urgentemente" a los fallos en la vigilancia de la pandemia para evitar muertes y graves trastornos en los servicios sanitarios.

Aunque los ingresos en cuidados intensivos de los hospitales siguen siendo "relativamente bajos", cerca de 3.000 personas siguen muriendo por Covid-19 en Europa cada semana.

Como estrategia para el otoño y el invierno, la OMS recomienda aumentar la tasa de vacunación, una segunda dosis de refuerzo para las personas inmunodeprimidas mayores de cinco años y sus contactos cercanos, el uso de mascarilla en interiores y en el transporte público, la ventilación de espacios como escuelas y oficinas y el rápido seguimiento de los casos.


Author
TPN/Lusa