A nadie le gusta oírlo, pero el quid de nuestros numerosos problemas medioambientales no está en manos de los políticos que todos adoramos aborrecer. Tampoco es culpa de los que están diametralmente en el lado opuesto de nuestras propias creencias políticas. Tenemos que afrontar la idea de que no tenemos chivos expiatorios a los que achacar nuestros problemas medioambientales. La incómoda verdad es que hay demasiada gente en el mundo. Y punto. La gente crea residuos y los residuos equivalen a la contaminación, especialmente cuando hay mucha. Por tanto, cuanta más gente haya, mayor será la cantidad de residuos. Es evidente que ocho mil millones de personas crean una cantidad enorme de residuos, por lo que el mundo se está convirtiendo rápidamente en un enorme vertedero.

Víctima del éxito

El desorden es tanto literal como políticamente tóxico. A todos nos gusta el despojo, pero evitamos el despojo visible. Para muchos es frustrante que no se pueda responsabilizar a ninguna jurisdicción o liderazgo en particular porque todos compartimos parte de la responsabilidad de una u otra manera. Por perverso que parezca, la raza humana puede ser víctima de su propio éxito.

No es frecuente leer este tipo de cosas en los periódicos porque no se considera el tipo de tema que promueve un aire de corrección política. Para algunas personas, publicar algo parecido a lo que acabo de escribir roza el alarmismo e incluso podría considerarse una herejía. Probablemente no pasará mucho tiempo antes de que alguien grite "¡racista!". Pero, un momento, lamento decir que esa vieja castaña no se lavará esta vez. En realidad, no me importa lo que se piense de mis puntos de vista o de los de los demás, porque no me estoy centrando en las opiniones. Es más, estoy examinando hechos fríos y duros. No es momento de hacer política de división ni de enterrar verdades incómodas. Hay demasiado en juego.

Lamentablemente, disparar al mensajero parece ser un pasatiempo popular en estos días. Pero rara vez sirve de algo, porque aunque el mensajero mienta herido, los hechos persisten, aunque no se les preste atención. Intentar avergonzar a los comentaristas con gritos de "racista" o "fanático" parece ilógico porque, en este contexto, el racismo no entra en juego porque nos referimos a la raza humana en su totalidad. Es decir, a personas de todos los colores, de todos los credos y de todas las etnias. Todos nosotros, incluido su servidor.

No necesitamos depender de los periodistas para sacar a la luz hechos alarmantes, porque en realidad es el mundo de la ciencia el que ha estado confirmando lo que la mayoría de nosotros sabe desde hace años. Es decir, que la pérdida de especies provocada por el ser humano es un problema importante que sin duda debe justificar la adopción de medidas más urgentes. Por supuesto, la ciencia suele tener razón porque las conclusiones científicas se basan en observaciones y estadísticas, no en meras creencias.

Todos sabemos la verdad

En realidad, hace mucho tiempo que conocemos el declive de las poblaciones de especies vegetales y animales. Hemos visto cómo se desarrollaba todo en un contexto de expansión de las poblaciones humanas y no hemos hecho nada significativo o constructivo para mitigarlo. Lo que se está volviendo realmente alarmante es el ritmo cada vez mayor de las extinciones a medida que la actividad humana devora y destruye los hábitats naturales. Las poblaciones de animales han sufrido un descenso de casi el 70% desde la década de 1970, pero estos informes tan funestos sobre la pérdida de especies llevan mucho tiempo sin hacer referencia al principal motor de la pérdida de biodiversidad. Es decir, la rápida expansión insostenible de las poblaciones humanas en todo el mundo.

La palabra clave es "sostenibilidad". Y es que nuestra creciente población está engullendo recursos equivalentes a la capacidad de producción de casi dos Tierras al año. Esto no sólo es preocupante, sino también claramente insostenible. Si las cosas continúan en la trayectoria actual, necesitaremos recursos equivalentes a lo que sólo pueden producir no menos de tres Tierras anualmente (para 2050). A medida que más y más personas demanden más y más de la madre Tierra, agravarán la pérdida de biodiversidad, acelerarán la escasez de agua, aumentarán la contaminación y provocarán una mayor deforestación a medida que enormes franjas de naturaleza se conviertan en tierras de cultivo.

Nuestro planeta apenas tiene capacidad suficiente para mantener a nuestra creciente población actual, y mucho menos para sostener cómodamente a todas las demás especies que comparten las otrora abundantes riquezas de nuestro mundo. Antes de que llegue el año 2023, la población alcanzará, y posiblemente incluso superará, la asombrosa cifra de OCHO mil millones. A medida que los ecosistemas y las poblaciones de animales silvestres siguen colapsando, los organismos internacionales no pueden seguir ignorando las innegables correlaciones a las que nos enfrentamos.

Un tema serio

Todos sabemos que estos problemas existen. Lo que se necesita son más visionarios y menos reaccionarios. En otras palabras, más soluciones y menos comentarios ociosos de los que, lo sé, soy culpable. Sin embargo, es preocupante que incluso cuando el tema es tan serio, a menudo es muy difícil poner sobre la mesa soluciones viables (por muy obvias que sean). Sobre todo cuando las posibles soluciones corren el riesgo de enfrentarse a normas culturales establecidas desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, ¿cuántos líderes de regiones como Oriente Medio y partes de África no estarían muy impresionados si se sugiriera que una de las principales soluciones para el control de la población pasa por la capacitación de las mujeres? ¿Y si se propusiera poner a disposición de todos una educación de calidad? Con ello me refiero a un sistema educativo de acceso universal que no sólo incluya sino que promueva activamente la capacitación de las mujeres como una cuestión de puro pragmatismo y no como una cuestión de igualdad.

También es evidente la necesidad de que un mayor número de personas tenga acceso a una asistencia sanitaria decente. Esto facilitaría mucho la planificación familiar. Lo que está claro es que si los recursos del mundo se distribuyeran de forma más justa, todos nos beneficiaríamos. Lo que a menudo falta es el valor de reconocer algunos de estos hechos básicos, lo que en última instancia acalla el deseo de actuar.

No tenemos que mirar tan lejos como Oriente Medio o África para ver la resistencia a los hechos. En las Naciones Unidas hay personas que niegan la realidad incuestionable de la superpoblación mundial, y prefieren advertir contra el "alarmismo". Estas personas harían bien en familiarizarse y reconocer los hechos en lugar de adherirse a narrativas dadas.

Extinción inminente

Por ejemplo, en 2019, un informe comisionado por la ONU advirtió que "la naturaleza está disminuyendo a nivel mundial a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad. La tasa de extinción de especies se está acelerando, con impactos potencialmente graves para millones de personas en todo el mundo." El informe concluía que más de un millón de especies animales y vegetales están en peligro de extinción inminente.

No se puede negar la correlación entre el aumento del número de personas y la extinción de especies. A medida que las personas y el mundo natural siguen compitiendo por el espacio, la forma misma de la vida en la Tierra está cambiando para siempre. Ahora que el número de seres humanos alcanza la cifra de 8.000 millones, es el momento de dar la alarma.

No será fácil abordar estos problemas, pero está claro que vivir con las consecuencias nefastas de la apatía y la inacción acabará siendo el mayor reto de la humanidad hasta la fecha.