Es una distracción bienvenida de las advertencias diarias de una inminente invasión rusa de Ucrania, y aún menos probable que termine en una guerra real. Corea del Norte probó siete misiles diferentes en un mes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tomó represalias con más sanciones contra el estado ermitaño de Kim Jong-un, y todo el mundo sacó sus caballos de guerra para un trote rápido alrededor de la pista.

La realidad, sin embargo, es que nadie en una posición de autoridad está en lo más mínimo entusiasmado por este pequeño vaivén entre Pyongyang y Washington.

Los medios de comunicación especulan sobre si las pruebas de Corea del Norte pretenden influir en las próximas elecciones surcoreanas o atraer a Biden a una cumbre al estilo de Trump, pero el motivo más probable es justo el que dijo el profesor Kim: el deseo de demostrar la eficacia de los misiles norcoreanos. Ya sabes, los que llevan las armas nucleares de Corea del Norte.

Pyongyang no ha probado ningún arma nuclear desde 2017, pero se cree que ya tiene entre 50 y 60 ojivas. Tampoco ha probado sus misiles balísticos intercontinentales (los que pueden llegar a cualquier lugar de Estados Unidos) desde entonces. Las pruebas de enero fueron de misiles "hipersónicos", misiles de "alcance intermedio", misiles de crucero y hardware similar.

La mayoría de esos misiles probablemente también pueden llevar cabezas nucleares, pero sólo hasta Corea del Sur o Japón, los aliados locales de Estados Unidos. Es una inversión formidable para un país pequeño y bastante pobre (con la misma población que Australia, pero con una sexta parte de su tamaño), pero no es tan extravagante si se tiene en cuenta que todas estas armas nucleares están destinadas a disuadir a Estados Unidos.

Ningún diplomático o militar estadounidense admitirá públicamente que el miedo de Corea del Norte a un ataque nuclear estadounidense está justificado, pero los más inteligentes se dan cuenta de que las reglas de la disuasión nuclear son exactamente las mismas para las superpotencias democráticas y las tiranías enanas. Si tu enemigo tiene armas nucleares, para estar seguro tú también debes tenerlas.

Tanto Saddam Hussein como Muammar Gaddafi aprendieron esta lección por las malas, y Kim Jong-un no tiene intención de seguir sus pasos. La República Popular Democrática de Corea, como se conoce formalmente su feudo, tiene un enfrentamiento militar con Corea del Sur que nunca desaparecerá, ya que ambas forman parte de la misma nación dividida.

El ejército de Corea del Norte es dos veces mayor que el de Corea del Sur, aunque esta última tiene el doble de población y diez veces más riqueza. Corea del Sur mantiene su ejército reducido porque, en última instancia, puede confiar en su aliado estadounidense para que le proteja, y ese aliado estadounidense tiene armas nucleares y una probada disposición a utilizarlas.

Desde la perspectiva de Pyongyang, las armas nucleares estadounidenses son una amenaza mortal, y nadie puede convencer al régimen norcoreano de que nunca se utilizarían contra él a menos que atacara primero. Los norteamericanos no renunciarían a las armas nucleares si China y Rusia hicieran tales promesas, ni tampoco se fiarían de la palabra de Estados Unidos. Hay demasiado en juego para arriesgarse.

Este es el dilema universal de las armas nucleares. Corea del Norte tiene tanto derecho a preocuparse como Estados Unidos, y nunca renunciará a sus propias armas nucleares mientras persista el actual enfrentamiento en la península coreana. (71 años y contando).

Cualquier reunión o "cumbre" entre los diplomáticos o líderes de Estados Unidos y Corea del Norte estará impulsada por el perpetuo deseo de Corea del Norte de acabar con las sanciones comerciales de la ONU y de Estados Unidos y/o por la inútil búsqueda de Estados Unidos para que Kim acceda al desarme nuclear unilateral. Ninguna de las dos cosas va a suceder, pero tampoco hay crisis.

El régimen norcoreano es vicioso, pero no está loco. En la península reina una paz fría razonablemente estable desde el final de la Guerra de Corea en 1953, garantizada desde el primer ensayo nuclear norcoreano en 2006 por la disuasión nuclear mutua entre Estados Unidos y Corea del Norte. No hay necesidad urgente de "arreglarlo" o "apuntalarlo" ahora.

Estados Unidos no se atreve a reconocer públicamente este hecho, pero el Pentágono y el Departamento de Estado aceptan en privado que, a estas alturas, es la realidad establecida desde hace tiempo de la relación entre Estados Unidos y Corea del Norte.

"Entienden perfectamente la importancia de subir de nivel en cuanto al alcance", dijo el domingo un alto funcionario de la administración Biden, reconociendo implícitamente que los norcoreanos no han probado ningún misil nuevo capaz de alcanzar el territorio estadounidense. Realmente existe un entendimiento mutuo. Sólo que no pueden hablar de ello.