Estas últimas y duras advertencias provienen de Pavlo Kyrylenko, gobernador de la región de Donetsk, en el este de Ucrania. Tras los referendos de Rusia, criticados internacionalmente, el mundo espera ahora que Rusia anuncie que se anexionará el territorio ucraniano recién capturado. Debido a estos nuevos acontecimientos, ya se han hecho llamamientos para que el pueblo ruso se levante contra el régimen de Putin. La inquietud generalizada, las protestas y la visión de miles de reclutas que huyen del país demuestran que hay millones de rusos que ya están hartos de este conflicto.

Pero, Ucrania debe prepararse para lo impensable. Kyrylenko advirtió que si Rusia recurre a la "opción nuclear", los sumirá (a Rusia) en "un abismo". Envió una advertencia a cientos de miles de reclutas rusos, que están siendo movilizados para luchar en el frente; que si van a Ucrania "morirán, acabarán heridos o serán capturados". Aconsejó a los reclutas (muchos de los cuales se sabe que no están dispuestos a participar en la guerra de Putin) que deberían permanecer en Rusia y "levantarse contra el régimen de Putin" en lugar de enfrentarse a la muerte o la mutilación en el frente.

El gobernador Kyrylenko habló con Sky News cuando se acercaban a su fin cinco días de falsos referendos en las partes de su región ocupadas por Rusia, así como en las regiones de Zaporizhzhia, Luhansk y Kherson, en el sureste de Ucrania. Los resultados (no reconocidos internacionalmente) demostraron una aplastante mayoría a favor del "SÍ" a la anexión de estos territorios a Rusia. El Sr. Kyrylenko afirmó que esta medida no disminuirá la determinación de Ucrania y que "no cambiará nada" en lo que respecta a la intención de Ucrania de recuperar todo el territorio capturado por las fuerzas de Putin.

Kyrylenko fue interrogado sobre si creía personalmente que la anexión del territorio ucraniano capturado podría aumentar la amenaza de un ataque nuclear táctico por parte de las fuerzas de Putin. Dijo que había que considerar esa posibilidad y que el mundo debía estar preparado para "cualquier eventualidad". También dijo que el Kremlin debe entender que un paso así hundiría a Rusia en "un abismo". También señaló que existe una posibilidad real de que se desplieguen armas químicas u otras armas ilegales de destrucción masiva y que Ucrania lleva mucho tiempo tomándose esas amenazas "muy en serio". Los esfuerzos ucranianos para evacuar a la población de las "zonas más gravemente amenazadas" están en marcha desde hace tiempo.

Los observadores ya saben que las fuerzas ucranianas han estado reforzando sus defensas en la región de Donetsk para ayudar a impedir nuevos avances rusos. Los ucranianos están contraatacando activamente para retomar más territorio controlado por Rusia. Los ucranianos están aprovechando activamente el impulso obtenido por las contraofensivas durante el último mes, aproximadamente, y han recuperado así el territorio capturado en toda la región de Kharkiv. Se dice que estos últimos avances estratégicos de las fuerzas ucranianas han hecho temblar a Rusia, que desde entonces ha acelerado sus planes de anexión.

Cuando se le preguntó al gobernador regional si tenía algún mensaje para Vladimir Putin, su respuesta fue previsiblemente seca y directa. El Sr. Kyrylenko comentó que no creía que tuviera sentido enviar mensajes a un "enfermo" como Vladimir Putin. En su lugar, Kyrylenko prefirió dirigir sus mensajes a los ciudadanos rusos de a pie, reiterando su escalofriante mensaje en el que decía que los reclutas rusos se enfrentan a la más cruda de las opciones: O bien siguen las órdenes de Putin y se dirigen a territorio ucraniano y se enfrentan a la posibilidad muy real de no regresar a suelo ruso con vida, volver a Rusia con partes del cuerpo perdidas o encontrarse encarcelados como prisioneros de guerra. La otra opción era que los reclutas rusos siguieran su consejo y se alzaran contra el régimen de Putin para poner fin a este sangriento conflicto de una vez por todas.

Por lo que he aprendido sobre el tema de Rusia y su potencial uso de armas nucleares, espero y creo que ese sombrío escenario sigue siendo poco probable. Por supuesto, esto es sólo una suposición informada porque ninguno de nosotros tiene mucha idea de lo que pasa por la mente de Putin. Sin embargo, debe haber contemplado la alta probabilidad de que el uso de un arma nuclear pueda provocar el fin de su gobierno. No por el enorme riesgo de que las temerarias amenazas de Putin provoquen un conflicto nuclear mundial, sino porque un ataque nuclear a Ucrania podría provocar el colapso del propio régimen ruso.

La doctrina nuclear rusa sólo permite recurrir a las armas nucleares si el Estado ruso y su integridad territorial están bajo "amenaza existencial". La gran paradoja aquí es que la mayor amenaza a la integridad de Rusia ha emanado del propio Putin. El efecto acumulativo de sus errores en Ucrania está poniendo a prueba la estabilidad de su propio régimen, así como de la propia Federación Rusa. Ha conseguido convertir a Rusia en un Estado paria. Sus acciones han colocado a todo el Estado ruso, y a su jerarquía, bajo severas sanciones económicas. Los "grandes guerreros machos" de Rusia están bloqueando las rutas hacia Finlandia y Georgia mientras huyen del país temiendo un largo y duro invierno de matanzas y derramamiento de sangre en el frente. Incluso los propios mandos militares de Putin están pidiendo permiso para retirarse. Todo esto se percibe como una gran humillación en Rusia.

Por si fuera poco, algunos de los belicistas más abiertos de Vladimir Putin han rebajado la retórica a medida que un número creciente de desastres ha empañado de forma indeleble la orgullosa imagen de Rusia. Ha pasado de ser una importante superpotencia militar mundial a ser un debilucho acorralado en tan sólo unos meses de lucha en una guerra desde, efectivamente, sus antiguas fronteras soviéticas.

El reaccionario que hay en mí teme la escalada de este conflicto y ya aborrece todo el enfermizo derramamiento de sangre y las matanzas. Mientras los ucranianos tengan a Rusia en una posición de repliegue, es difícil ver cómo van a querer aflojar a pesar de todos los daños colaterales que ha sufrido su país en toda esta locura. Pero en algún lugar, en el fondo, también hay una voz visionaria en mi cabeza. No deja de recordarme que el único resultado positivo no implica el derramamiento de sangre y, desde luego, no implica armas nucleares. Sólo espero que haya una pequeña voz visionaria similar en las cabezas de las facciones enfrentadas y, lo que es más importante, que le hagan caso antes de que esta guerra se ponga más fea.