La probabilidad de una invasión china de Taiwán está aumentando, y la perspectiva de un apoyo militar directo de Estados Unidos en ese caso está disminuyendo. Ambas tendencias se ven impulsadas por el cambio de equilibrio estratégico en el Pacífico Occidental, donde China se está acercando al estatus de "adversario cercano", capaz de desafiar las operaciones navales y aéreas de Estados Unidos en torno a Taiwán con ciertas perspectivas de éxito.

Pelosi no es una estratega militar, pero no puede haber dejado de notar el tono cambiante de los informes militares que recibe sobre el tema de la Marina y la Fuerza Aérea estadounidenses. Ya no pueden garantizar que prevalecerán en una guerra librada a 12.000 km. de casa para frustrar una invasión china de Taiwán.

La estrategia oficial de Estados Unidos sigue siendo la "ambigüedad estratégica": no dirá si realmente lucharía contra China para proteger a Taiwán.

Esto solía ser sólo un recurso para sortear la incómoda contradicción entre el reconocimiento del régimen comunista de Pekín y la protección de la existencia separada del Estado insular de Taiwán, pero todo el mundo asumía que Estados Unidos lucharía por ello si era necesario.

Ahora la ambigüedad estratégica es sobre todo una forma de disfrazar el hecho de que Washington probablemente no intervendría directamente para detener una invasión china de Taiwán.

China ha acumulado tantos misiles balísticos y de crucero a lo largo de su costa oriental que la Armada estadounidense es reacia a arriesgar sus portaaviones en esas aguas en tiempo de guerra, y sólo hay una base aérea al alcance de Taiwán para los aviones de ataque de la USAF.


Más allá de estas consideraciones tácticas y operativas, está el inmenso hecho estratégico de que ni China ni Estados Unidos quieren arriesgarse a una guerra nuclear. Sin embargo, China podría ser capaz de conquistar Taiwán sin recurrir a las armas nucleares.

De ahí la creciente confianza de China, y la tardía ansiedad de Taiwán (un aumento de 8.000 millones de dólares en el gasto de defensa el pasado mes de enero), y los intentos del presidente Joe Biden de tranquilizar a Taiwán haciendo declaraciones improvisadas de que Estados Unidos sí lucharía por Taiwán (que son rápidamente retiradas por el personal de Biden).

Pero la realidad está clara en la respuesta ultra-cautelosa de Biden a la invasión rusa de Ucrania: entregas de armas lentas y selectivas, sin tropas de la OTAN sobre el terreno, ni siquiera una zona de "no vuelo" sobre Ucrania. Está siendo muy cuidadoso y medido porque no quiere una guerra nuclear.

Así que si es tan cauto con Rusia, ¿qué cuidado tendría si Taiwán es invadido por China, un país con diez veces la población de Rusia y veinte veces su riqueza? Bueno, si los taiwaneses siguen en pie después de tres semanas, y los militares chinos resultan ser otro tigre de papel, tal vez entonces enviaría ayuda.

La antigua política estadounidense de "ambigüedad estratégica" ha perdido credibilidad como elemento disuasorio, y Taiwán está ahora realmente solo. Esto no significa que esté condenada, pero su libertad de acción ha terminado.

Taiwán es una isla situada a 180 km. de China, lo que significa que, en teoría, podría defenderse de cualquier cosa, excepto de las armas nucleares chinas. (Es poco probable que Pekín utilice armas nucleares contra sus compatriotas).

Introducir tropas chinas en la isla en número suficiente mediante desembarcos marítimos y lanzamientos aéreos sería una operación militar cargada de riesgos, y las fuerzas armadas taiwanesas plenamente preparadas podrían posiblemente derrotarla. Sin embargo, ahora no están ni remotamente preparadas para ello.

El gasto en defensa de Taiwán ha disminuido gradualmente desde un máximo de más del 7% del PIB a finales de los años 70 hasta sólo el 1,9% el año pasado, y el servicio militar obligatorio se ha reducido a sólo cuatro meses.

Cuando la fría realidad llegó a Taiwán el año pasado, ese largo declive se ha revertido, pero se necesitarían media docena de años de gasto en defensa al 5% o 6% del PIB para adquirir las armas y capacidades que permitan al país defenderse sin ayuda.


Es poco probable que éste sea el mensaje que Nancy Pelosi llevó a Taiwán; sólo quiere mostrar su solidaridad con su lucha por seguir siendo libre. Biden incluso pensó que su visita era poco oportuna, dada la inminente coronación de Xi como dictador vitalicio en el congreso de octubre del Partido Comunista Chino. No sería bueno aguarle la fiesta.

Pero otros funcionarios estadounidenses han dado sin duda las malas noticias al gobierno taiwanés con la mayor suavidad posible. Los próximos cinco años serán muy complicados, incluso sila administración de la presidenta Tsai Ing-wen se ponga en marcha en materia de defensa.