Los signos demográficos y económicos son positivos. La población del país se ha multiplicado por cuatro desde la independencia en 1947, pero el crecimiento demográfico ha descendido hasta el "nivel de reemplazo": 2,1 niños por familia completa.

La actual generación más joven es tan numerosa que la población seguirá creciendo hasta 2060, cuando habrá alcanzado los 1.700 millones. El lado positivo de esto es que la India seguirá teniendo una mano de obra joven en rápido crecimiento durante otra generación, mientras que su único rival, China, tendrá una población que envejece rápidamente y disminuye (1.200 millones y sigue bajando en 2060)

El PIB per cápita de la India lleva años creciendo en torno al 5%, y si sigue así durante los próximos 25 años habrá crecido hasta los 7.500 dólares por persona. Esta cifra se sitúa, sin duda, en el rango inferior de los países desarrollados (como México, Sudáfrica o China en la actualidad). Teniendo en cuenta el tamaño de la población de la India, la economía estaría sin duda entre las cinco primeras del mundo.

Así que la predicción de Modi entraba dentro de lo posible, pero hay dos grandes comodines. Uno es el clima: aunque técnicamente sólo la mitad de la India se encuentra en los trópicos, toda ella, excepto el extremo norte, sufre veranos largos y muy calurosos.

Este verano ha sido el más caluroso de la historia, y muchas de las ciudades más grandes han registrado temperaturas superiores a los 45°C durante varios días. Hagamos lo que hagamos con el clima en el futuro, la situación de la India sólo puede empeorar en los próximos 25 años.

Esto llevará al país a una zona en la que será literalmente inseguro para la gente realizar trabajos manuales al aire libre en pleno verano; las tasas de mortalidad aumentarán y la producción de alimentos se reducirá. Nadie sabe con exactitud hasta dónde llegará la situación, pero sin duda será mucho peor de lo que es ahora.

El otro comodín es la guerra. Desde las pruebas de armas nucleares de India y Pakistán en 1999, el subcontinente vive bajo la amenaza de una guerra nuclear "local" que devastaría a ambos países (y también provocaría una escasez mundial de alimentos que duraría al menos cuatro o cinco años).

Una guerra nuclear indo-pakí no es inevitable, pero a diferencia de las grandes potencias nucleares, estos dos países han librado verdaderas guerras entre sí: tres en los últimos 75 años. La probabilidad de que se produzca una catástrofe de este tipo es, sin duda, mucho mayor que cero.

Cada país tiene ahora unas 160 armas nucleares, y aunque ambos están trabajando para superar la peligrosa e inestable fase de "úsalas o piérdelas", en la que un ataque por sorpresa podría desarmar a la otra parte, no se puede encontrar una verdadera estabilidad cuando los adversarios están tan cerca y la hostilidad es tan intensa.

Así que no está de más considerar si hubiera sido mejor mantener todo el subcontinente indio, unido por primera vez por el imperio británico, en una sola pieza en el momento de la independencia, en lugar de dividirlo en dos países (y finalmente en tres, contando Bangladesh).

La división no era en absoluto inevitable. Tanto Mahatma Gandhi como Jawaharlal Nehru, los dos principales líderes hindúes del movimiento independentista, querían una república inclusiva y no sectaria que incluyera a toda la India británica, aunque no ofrecieron a los musulmanes garantías suficientes para asegurar su apoyo.

Muhammad Ali Jinnah, el principal líder musulmán en 1947, quería crear un Pakistán de mayoría musulmana, pero el gobierno británico no estaba obligado a satisfacer su demanda. Se salió con la suya porque el Reino Unido estaba prácticamente en bancarrota tras la Segunda Guerra Mundial y tenía mucha prisa por deshacerse de sus responsabilidades en la India.

Sir Cyril Radcliffe, un abogado británico que nunca había estado al este de París, tuvo cinco semanas para trazar la línea divisoria entre los dos nuevos países. Alrededor de 15 millones de personas que se encontraban en el lado equivocado de esa línea se convirtieron en refugiados, se produjeron masacres mutuas y en pocas semanas India y Pakistán tuvieron su primera guerra. Pero podría haber sido diferente.

La "gran India" indivisa tendría hoy 1.800 millones de habitantes, aproximadamente un tercio musulmanes y dos tercios hindúes. Eso garantizaría prácticamente que ambos grupos estarían representados en todos los gobiernos y en la mayoría de los partidos políticos.

Muchos países del mundo consiguen ser democráticos y prósperos con diferencias religiosas y/o étnicas comparables. La "gran India" no habría desperdiciado 75 años de elevado gasto en defensa, y no habría riesgo de guerra nuclear.

Todas esas energías se habrían dedicado, en cambio, a las prioridades civiles, y esa India unida podría figurar ya como un país desarrollado. Podría haber sido.